Última actualización: 14/07/2021

Nuestro método

10Productos analizados

45Horas invertidas

13Estudios evaluados

215Comentarios recaudados

La anemia por déficit de hierro afecta al 30% de la población, siendo la carencia nutricional más frecuente a nivel mundial. El cansancio, debilidad, dolor de cabeza y las uñas o pelo quebradizos, son los síntomas más frecuentes de esta patología. Para revertirla, un tratamiento a base de suplementos de hierro suele ser la solución.

Además, cualquiera puede padecer este déficit, siendo dos sus principales causas. Primero, no ingerir la cantidad y calidad de hierro necesarias a través de la dieta. Segundo, una mayor demanda por parte del organismo en determinados momentos como el embarazo y etapas de rápido crecimiento. Por ello, te invitamos a leer este artículo para que conozcas cómo prevenir y tratar la deficiencia de hierro.




Lo más importante

  • El hierro es un mineral esencial para el funcionamiento del organismo. Su función principal es transportar oxígeno a través de la sangre y en los propios músculos.
  • Una deficiencia de hierro puede acarrear consecuencias negativas para la salud, desde padecer anemia, cansancio generalizado o una menor capacidad para hacer frente a las infecciones.
  • Las necesidades de suplementación varían de acuerdo a la edad y a las carencias individuales. Sobrepasar la dosis de hierro recomendada puede resultar tóxico, desencadenando graves complicaciones en el organismo. Por ello, es importante que un profesional de la salud dirija el tratamiento.

Los mejores suplementos de hierro del mercado: nuestras recomendaciones

En esta sección, te presentamos los cuatro suplementos de hierro elegidos, dado que cada uno se adapta a distintas necesidades. Por último, recuerda que antes de consumir cualquier suplemento, debes consultar con un médico, farmacéutico o nutricionista.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre los suplementos de hierro

Los suplementos de hierro se utilizan para tratar y prevenir la anemia o déficit de este mineral. Se trata de una alternativa eficaz cuando la cantidad de hierro que aporta la dieta no es suficiente. En esta sección, resolveremos las dudas sobre estos suplementos.

Mujer embarazada tomando suplemento

Los suplementos de hierro son eficaces durante periodos de riesgo como el embarazo y la lactancia. (Fuente: Gpoint: 11100424/ Freepik)

¿Qué función cumple el hierro en el organismo?

El hierro es un mineral esencial para el funcionamiento del organismo. Principalmente, el cuerpo lo necesita para producir dos proteínas: la hemoglobina y la mioglobina (6).

  • Hemoglobina: Se encuentra en los glóbulos rojos y su función es transportar el oxígeno desde los pulmones al resto del cuerpo.
  • Mioglobina: Se encuentra en los músculos, almacenando el oxígeno necesario para la contracción y respuesta muscular.

El organismo divide el hierro en dos categorías. Aproximadamente 2/3 del hierro orgánico total es funcional, en forma de hemoglobina, mioglobina y enzimas. El tercio restante corresponde al hierro de almacenamiento que constituye las reservas corporales de este metal (5).

Si bien la ingesta de hierro es imprescindible, la cantidad diaria recomendada (CDR) varía según la edad y etapa de vida de la persona. Esto se debe a que los requerimientos de hierro dependen de los cambios biológicos del organismo durante su desarrollo (4).

En algunos períodos, el balance es negativo. Es decir, el cuerpo recibe menos hierro del que necesita y debe recurrir a las reservas o depósitos.

Este es el caso de los denominados períodos críticos: el primer año de vida, la adolescencia y el embarazo. En ellos, aumenta el riesgo de desarrollar deficiencia de hierro o anemia ferropénica. Para evitarlo, en la siguiente tabla te mostramos los requerimientos diarios mínimos a cumplir en cada caso (1):

Grupo etario Ingesta recomendada (mg/día) Ingesta máxima tolerable (mg/día)
Lactantes 0-6 meses 0,3 40
Lactantes 7-12 meses 11 40
Niños 1-3 años 7 40
Niños 4-8 años 10 40
Niños 9-13 años 8 40
Varones adolescentes 11 45
Mujeres adolescentes 15 45
Mujeres embarazadas 27 45
Mujeres en período de lactancia 10 45
Mujeres adultas (edad fértil) 18 45
Mujeres adultas (postmenopausia) 8 45
Hombres adultos 8 45

¿Cuáles son los síntomas de un déficit de hierro?

Una mala alimentación provoca distintas enfermedades, ya que el organismo no recibe los nutrientes necesarios para su funcionamiento. Concretamente, la ingesta insuficiente de hierro puede generar:

  • Deficiencia de hierro: Cuando el hierro ingerido no cubre las necesidades funcionales y las reservas del cuerpo se han agotado. En consecuencia, múltiples órganos y tejidos se ven afectados (1, 5).
  • Anemia ferropénica: La deficiencia de hierro prolongada produce anemia. En este caso, los glóbulos rojos contienen menos hemoglobina y transportan menos oxígeno de los pulmones al resto del cuerpo (2, 3).

En la siguiente tabla, encontrarás los síntomas relacionados con las patologías mencionadas:

Clasificación Síntomas
Síntomas generales Palidez, decaimiento y falta de energía.
Manifestaciones circulatorias Taquicardia e hipotensión arterial.
Manifestaciones neuromusculares Cefalea, sensación de mareo y vértigo y visión nublada. Disminución de la capacidad de concentración, cansancio precoz y dolor muscular.
Manifestaciones respiratorias Disnea.
Otras manifestaciones Hipersensibilidad al frío, pelo y uñas frágiles, náuseas. Menor capacidad para combatir gérmenes e infecciones.
Manifestaciones en embarazadas Riesgo de nacimiento prematuro y bajo peso al nacer. Aumento de la mortalidad infantil y materna y hemorragia durante el parto.
Manifestaciones en bebés y niños Retardo en el crecimiento y desarrollo cognoscitivo. Reducción de la resistencia a las infecciones.

Causas del déficit de hierro

Ya conoces las consecuencias de la deficiencia de hierro. Sin embargo, es importante que conozcas sus tres causas con el fin de prevenir una aparición de anemia severa (1, 5):

Absorción insuficiente

  • Principalmente a raíz de los malos hábitos alimentarios. Por ejemplo, en personas que padecen bulimia o anorexia o aquellos que no consumen alimentos de origen animal, como los veganos y vegetarianos.
  • Por un síndrome de malabsorción, como la enfermedad celíaca, resección intestinal u otras patologías del tubo digestivo.

Pérdidas aumentadas

  • Pérdida de hierro a causa de menstruaciones abundantes u otras hemorragias.
  • Por parasitosis intestinales y otras patologías del tubo digestivo (reflujo, gastritis, úlceras, pólipos, etc.).

Aumento de requerimientos

  • En mujeres embarazadas o en período de lactancia.
  • En períodos de crecimiento acelerado (bebés, niños y adolescentes).
Wilma B. FreireProfesora de nutrición en la Universidad San Francisco de Quito
"La deficiencia de hierro afecta el desarrollo cognoscitivo en todos los grupos de edad. Sin embargo, los efectos de la anemia durante los primeros años de vida son irreversibles, aún después de un tratamiento."

¿En qué casos se recomiendan los suplementos de hierro?

Hay etapas en las que un médico puede recomendar la suplementación de este mineral. Es el caso de los siguientes grupos de riesgo (1, 2):

  • Lactantes y niños pequeños: En los primeros años de vida, aumenta la demanda de hierro por la alta velocidad de crecimiento. Además, la dieta en esta etapa suele contener hierro de baja biodisponibilidad.
  • Adolescentes: En el período de máximo crecimiento, los adolescentes pueden aumentar hasta 10 kilogramos por año. Mientras que los requerimientos son elevados, puede que la dieta no aporte el hierro suficiente.
  • Mujeres en edad fértil: En este caso, la principal causa de deficiencia de hierro son las pérdidas excesivas de sangre durante la menstruación.
  • Embarazadas: Existe un aumento de los requerimientos de hierro como consecuencia del rápido crecimiento de la placenta y el feto.

No obstante, es posible que necesites un suplemento de hierro aunque no pertenezcas a estos grupos de riesgo. Este es el caso de aquellas personas con enfermedades o trastornos digestivos que impiden una correcta absorción de este mineral.

Por otro lado, aquellas personas con malos hábitos alimentarios pueden beneficiarse de estos suplementos. Este es también el caso de los veganos y vegetarianos, que consumen alimentos con una biodisponibilidad de hierro mucho menor. En cualquier caso, deberás consultar con un profesional, ya que el exceso de hierro resulta tan perjudicial como su déficit.

Hombre fatigado en el tabajo

El malestar, decaimiento y falta de energía son los síntomas más comunes del déficit de hierro. (Fuente: Master: 10427214/ Freepik)

¿Cómo se toman los suplementos de hierro?

A la hora de tomar suplementos, debes considerar tres aspectos: la cantidad diaria recomendada, su administración y la duración del tratamiento.

La dosis varía según la edad y necesidades individuales. Primero, un profesional de la salud te indicará la cantidad de mg/día con base en los resultados de tu análisis. Además, te sugerirá la cantidad de tomas, pudiendo variar entre 1 y 3 diarias.

En segundo lugar, considera que el hierro se absorbe 2 veces mejor al tomarse en ayunas, alejado de las comidas. Por ejemplo, media hora antes o 2 horas después, ya que muchos alimentos disminuyen la absorción de hierro hasta un 40-50% (1). Sin embargo, la vitamina C favorece la absorción de este mineral.

Es importante tomar tu suplemento alejado del café, el té o los lácteos. Esto se debe a que las sustancias como el calcio o los taninos, inhiben la absorción del hierro.

El tratamiento debe apuntar a corregir la anemia y almacenar hierro en los depósitos del organismo. Al cabo de 1 mes, la respuesta al tratamiento debe ser evidente. Sin embargo, la suplementación deberá mantenerse entre 2 y 4 meses para reponer los depósitos de hierro (1, 5). Finalmente, es conveniente realizar un chequeo a los 3 meses de suspender el tratamiento para detectar posibles recaídas.

¿Qué efectos secundarios pueden causar los suplementos de hierro?

Los suplementos de hierro son seguros siempre y cuando se sigan las instrucciones de los fabricantes y profesionales de la salud. Para evitar riesgos, es importante que un médico o nutricionista se encargue de personalizar y supervisar tu tratamiento.

Sin embargo, aunque son seguros, pueden aparecer efectos secundarios al tomarlos. Las molestias digestivas como las náuseas, dolor de estómago, estreñimiento y diarrea suelen ser las más frecuentes (1, 5). Además, también pueden ocasionar mal sabor de boca y manchas en los dientes.

En caso de padecer efectos secundarios persistentes o molestos, deberás acudir a tu médico para que te proporcione una solución (9, 10).

No debes superar los 40 mg/día de hierro procedente de suplementos. Por último, recuerda respetar las dosis y la duración del tratamiento indicadas. Si bien el hierro es un metal esencial para el ser humano, en cantidades elevadas puede resultar tóxico. De hecho, un exceso de hierro en el organismo implica una amenaza para las células y tejidos, pudiendo resultar letal (7, 8).

¿Qué alimentos son ricos en hierro?

El hierro se encuentra en los alimentos en dos formas: hierro hemo y no hemo. Sin embargo, debes saber que el cuerpo absorbe el hierro hemo de forma más eficiente (6).

  • Hierro hemo: Presente en los alimentos de origen animal, principalmente en las carnes rojas, vísceras, aves de corral y pescados.
  • Hierro no hemo: Se encuentra en los ingredientes de origen vegetal, sobre todo en las legumbres secas, cereales integrales, cereales enriquecidos con hierro, espinacas y brócoli.

Con una alimentación adecuada puedes prevenir la deficiencia de hierro. Para ello, deberás incrementar el consumo y biodisponibilidad de este mineral en tu dieta (5).

Si consumes alimentos de origen animal de forma frecuente cubrirás los requerimientos de hierro sin problemas. Sin embargo, si eres vegano o vegetariano, necesitarás casi el doble de hierro que aquellos que consumen carnes y pescados. Por último, debes saber que existen factores que potencian o inhiben la absorción de hierro no hemo (4, 8):

  • Potenciadores: Para mejorar la absorción del hierro no hemo, las fuentes vegetales deben acompañarse con determinados alimentos. Por un lado, con carne, pescado, pollo o mariscos. Por otro, con alimentos ricos en vitamina C como los cítricos, pimiento, tomate y brócoli.
  • Inhibidores: Los alimentos que contienen fosfatos, fitatos, taninos y calcio dificultan la absorción del hierro no hemo. Estos compuestos se encuentran, por ejemplo, en los lácteos, el café y el té. Por ello, no se recomienda consumirlos al mismo tiempo que los suplementos o fuentes de hierro vegetales.
¿Sabías qué? Un vaso de vino blanco puede elevar la absorción del hierro disponible en los vegetales y cereales. Sin embargo, el vino tinto contiene unos compuestos llamados taninos que bloquean o inhiben su absorción.

Criterios de compra

Para sacarle el máximo partido a tu suplemento de hierro, deberás encontrar aquel que mejor se adapte a tus necesidades. Por ello, te aconsejamos leer los siguientes criterios de compra.

Alérgenos

En caso de padecer alergias o intolerancias alimentarias, es importante que verifiques las etiquetas de los suplementos antes de consumirlos. Esto se debe a que, en ocasiones, contienen ingredientes alérgenos como la gelatina, el trigo, el huevo y los lácteos.

Por ejemplo, los pacientes celíacos no deben tomar compuestos que contengan almidón o harinas de trigo, avena, cebada y centeno. Aquellos alérgicos a la proteína de la leche deben evitar el hierro proteinsuccinilato, que contiene una alta concentración de la misma.

Si tomas otros medicamentos o suplementos nutricionales, deberás informar a tu médico. De lo contrario, algunos podrían interactuar o interferir en la absorción del hierro, disminuyendo la efectividad del tratamiento.

Multivitamínicos

Los suplementos de hierro están disponibles solos o en combinación con otras vitaminas y minerales. Por ejemplo, la combinación de hierro y ácido fólico suele ser adecuada para las mujeres durante el embarazo. Asimismo, los suplementos de hierro y vitamina B12 pueden indicarse a veganos con carencias nutricionales.

Sin embargo, ten en cuenta que la hipersuplementación puede causar problemas de salud. Dado que las vitaminas y minerales se almacenan en el cuerpo con facilidad, pueden acumularse alcanzando niveles peligrosos. Por ello, es importante realizarse una analítica y que un médico o nutricionista valore tus necesidades específicas.

Dr. Ricardo GómezPresidente de la Sociedad Española de Medicina Interna
"El hierro es un suplemento químico, no un complemento nutricional y se da en circunstancias concretas, bajo receta médica."

Alimentación vegana

Como mencionamos anteriormente, los alimentos de mayor biodisponibilidad de hierro son de origen animal. Concretamente, las carnes y vísceras de mamíferos y aves. Por ello, como los veganos excluyen estos alimentos de su dieta, en ocasiones no alcanzan la cantidad de hierro recomendada. En estos casos, se puede recurrir a la suplementación.

Sin embargo, antes de hacer la compra, se recomienda leer con atención las etiquetas o ingredientes de los suplementos. El motivo es que, en ocasiones, las cápsulas o excipientes pueden contener elementos de origen animal. Por otro lado, puedes encontrar suplementos que, después de examinarse en profundidad, hayan obtenido el sello o certificación vegana.

Alimentos ricos en hierro

Las principales fuentes de hierro hemo son las carnes y vísceras de animales, ya que tienen una alta biodisponibilidad. (Fuente: Aceron: 6896527/ Pexels)

Presentación

Los suplementos de hierro son una alternativa eficaz cuando no se consiguen mejorar los niveles de hierro con la dieta. Estos se administran por vía oral, en forma de cápsulas, tabletas, gotas o jarabe. Sin embargo, en casos de urgencia, un médico administrará este mineral por vía intravenosa para recibir un aporte inmediato.

Ten en cuenta que algunos formatos son más fáciles de tragar que otros. De este modo, si los que reciben el suplemento son niños, te convendrá optar por las gotas o el jarabe. Por último, no olvides leer las etiquetas con atención, ya que los niños no deben consumir suplementos hechos para adultos.

Resumen

La principal función del hierro en el organismo es transportar oxígeno a través de la sangre y los propios músculos. La carencia de este mineral produce fatiga y reduce la capacidad de trabajo físico entre otros síntomas. Además, es la causa más frecuente de anemia a nivel mundial.

Por ello, los suplementos de hierro son una buena alternativa cuando no se consiguen los requerimientos necesarios con la dieta. Este puede ser el caso de lactantes, embarazadas, personas con determinadas enfermedades y algunos veganos. Sin embargo, deberás respetar las dosis recomendadas, ya que un exceso de hierro puede producir una intoxicación con graves complicaciones.

Finalmente, ten en cuenta que esta guía no sustituye la asesoría médica. Lo óptimo es que siempre consultes con profesionales de la salud antes de tomar cualquier suplemento.

(Fuente de la imagen destacada: Jcomp: 5096873/ Freepik)

Referencias (10)

1. Donato H, Piazza N. Deficiencia de hierro y anemia ferropénica. Guía para su prevención, diagnóstico y tratamiento. Comité Nacional de Hematología, Oncología y Medicina Transfusional, Comité Nacional de Nutrición. Publicado en Archivos Argentinos de Pediatría [Internet]. 2017 [citado 2021]; 115(4): 406-408.
Fuente

2. Boccio J, Páez M, Zubillaga M, Salgueiro J, Goldman C, Barrado D et al. Causas y consecuencias de la deficiencia de hierro sobre la salud humana. Archivos Latinoamericanos de Nutrición [Internet]. 2004 [citado 2021]; 54(2): 165-173.
Fuente

3. Freire W. La anemia por deficiencia de hierro: estrategias de la OPS/OMS para combatirla. Revista del Instituto Nacional de Salud Pública de México [Internet]. 1998 [citado 2021].
Fuente

4. Forrellat M, Gautier H, Fernández N. Metabolismo del hierro. Revista Cubana de Hematología, Inmunología y Hemoterapia [Internet]. 2000 [citado 2021]; 16(3): 149-160.
Fuente

5. Cardero Y, Sarmiento R, Selva A. Importancia del consumo de hierro y vitamina C para la prevención de anemia ferropénica. MEDISAN [Internet]. 2009 [citado 2021]; 13(6).
Fuente

6. Martínez C, Ros G, Periago MJ, López G. Biodisponibilidad del hierro de los alimentos. Archivos Latinoamericanos de Nutrición [Internet]. 1999 [citado 2021]; Vol. 49, Nº2.
Fuente

7. Bustamante-Cristancho L. Intoxicación aguda por hierro. Revista CES Medicina [Internet]. 2011 [citado 2021]; 25(1): 79-96.
Fuente

8. Toxqui L, Piero A, Courtois V, Bastida S, Sánchez-Muniz F, Vaquero M. Deficiencia y sobrecarga de hierro: implicaciones en el estado oxidativo y la salud cardiovascular. Nutrición Hospitalaria [Internet]. 2010 [citado 2021]; 25(3): 350-365.
Fuente

9. Breymann C. Tratamiento de la anemia por deficiencia de hierro en el embarazo y en el posparto. Revista Peruana de Ginecología y Obstetricia [Internet]. 2012 [citado 2021]; 58(4): 313-328.
Fuente

10. Olivares M, Walter T. Consecuencias de la deficiencia de hierro. Revista Chilena de Nutrición [Internet]. 2003 [citado 2021]; 30(3): 226-233.
Fuente

¿Por qué puedes confiar en mí?

Artículo científico
Donato H, Piazza N. Deficiencia de hierro y anemia ferropénica. Guía para su prevención, diagnóstico y tratamiento. Comité Nacional de Hematología, Oncología y Medicina Transfusional, Comité Nacional de Nutrición. Publicado en Archivos Argentinos de Pediatría [Internet]. 2017 [citado 2021]; 115(4): 406-408.
Ir a la fuente
Artículo científico
Boccio J, Páez M, Zubillaga M, Salgueiro J, Goldman C, Barrado D et al. Causas y consecuencias de la deficiencia de hierro sobre la salud humana. Archivos Latinoamericanos de Nutrición [Internet]. 2004 [citado 2021]; 54(2): 165-173.
Ir a la fuente
Artículo científico
Freire W. La anemia por deficiencia de hierro: estrategias de la OPS/OMS para combatirla. Revista del Instituto Nacional de Salud Pública de México [Internet]. 1998 [citado 2021].
Ir a la fuente
Artículo científico
Forrellat M, Gautier H, Fernández N. Metabolismo del hierro. Revista Cubana de Hematología, Inmunología y Hemoterapia [Internet]. 2000 [citado 2021]; 16(3): 149-160.
Ir a la fuente
Artículo científico
Cardero Y, Sarmiento R, Selva A. Importancia del consumo de hierro y vitamina C para la prevención de anemia ferropénica. MEDISAN [Internet]. 2009 [citado 2021]; 13(6).
Ir a la fuente
Artículo científico
Martínez C, Ros G, Periago MJ, López G. Biodisponibilidad del hierro de los alimentos. Archivos Latinoamericanos de Nutrición [Internet]. 1999 [citado 2021]; Vol. 49, Nº2.
Ir a la fuente
Artículo científico
Bustamante-Cristancho L. Intoxicación aguda por hierro. Revista CES Medicina [Internet]. 2011 [citado 2021]; 25(1): 79-96.
Ir a la fuente
Artículo científico
Toxqui L, Piero A, Courtois V, Bastida S, Sánchez-Muniz F, Vaquero M. Deficiencia y sobrecarga de hierro: implicaciones en el estado oxidativo y la salud cardiovascular. Nutrición Hospitalaria [Internet]. 2010 [citado 2021]; 25(3): 350-365.
Ir a la fuente
Artículo científico
Breymann C. Tratamiento de la anemia por deficiencia de hierro en el embarazo y en el posparto. Revista Peruana de Ginecología y Obstetricia [Internet]. 2012 [citado 2021]; 58(4): 313-328.
Ir a la fuente
Artículo científico
Olivares M, Walter T. Consecuencias de la deficiencia de hierro. Revista Chilena de Nutrición [Internet]. 2003 [citado 2021]; 30(3): 226-233.
Ir a la fuente
Evaluaciones