Última actualización: 14/07/2021

Nuestro método

4Productos analizados

45Horas invertidas

13Estudios evaluados

215Comentarios recaudados

Seguro que en algún momento has oído hablar de los probióticos, unas bacterias beneficiosas que viven en el intestino y mejoran la salud de nuestro organismo. Pero, de lo que hoy venimos a hablar es de los probióticos íntimos, uno de los suplementos más usados y consumidos por muchas mujeres en la actualidad.

El uso de este tipo de probióticos está destinado, entre otras cosas, a mejorar y equilibrar el correcto funcionamiento de la flora vaginal. Además, su consumo permite tratar diversas infecciones vaginales o restablecer el pH vaginal. Si tienes alguno de estos problemas o, simplemente, quieres mejorar tu salud íntima, este artículo te interesa. ¡Sigue leyendo y comprueba sus múltiples beneficios!




Lo más importante

  • Los probióticos íntimos son microorganismos vivos que se han aislado de la vagina, los cuales están formados, por lo general, de una o más cepas concretas de lactobacilos.
  • El uso de probióticos íntimos ayuda a mantener y restablecer el correcto funcionamiento de la flora vaginal.
  • La cantidad de UFC (Unidades Formadoras de Colonias) o cepas bacterianas que contienen, son criterios muy importantes a la hora de consumirlos.

Los mejores probióticos íntimos del mercado: nuestras recomendaciones

En el mercado podemos encontrar una gran variedad de probióticos íntimos con diferentes características y para diversos problemas. De este modo, ante tantas opciones, lo principal es reconocer la enfermedad y conocer su tratamiento. Desde aquí, hemos elaborado un ranking muy completo con algunos de los mejores probióticos íntimos del mercado. En caso de duda, lo recomendable es acudir a tu médico o ginecólogo.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre los probióticos íntimos

Los probióticos íntimos son uno de los productos más utilizados por muchas mujeres. Son suplementos que contienen microorganismos vivos, los cuales están destinados a mantener o mejorar las bacterias "buenas" del organismo. En referencia a ellos, ayudan a la mejora de la flora vaginal. Por esta y otras razones, se han convertido en un suplemento muy recomendado.

Mujer sosteniendo frasco con pildoras en fondo amarillo

El consumo de probióticos íntimos permite equilibrar la flora vaginal y prevenir infecciones. (Fuente: Team Fredi: 4E0t2flQwB4/ Unsplash)

¿Qué son y para qué sirven los probióticos íntimos?

Los probióticos íntimos son microorganismos vivos que se han aislado de la vagina, los cuales están formados, por lo general, de una o más cepas concretas de lactobacilos. Los lactobacilos o Lactobacillus son las bacterias más abundantes en la vagina. El uso de estos probióticos ayuda a restablecer una correcta microbiota vaginal (1).

Los probióticos íntimos son microorganismos aislados de la vagina, los cuales están formados por cepas concretas de lactobacilos.

Se ha demostrado que estos probióticos íntimos son capaces de colonizar la mucosa vaginal. Para que esto sea así, es necesario administrar la dosis adecuada y usar, únicamente, los microorganismos que faltan. No todos tienen la misma capacidad de colonización de la mucosa vaginal, una característica muy importante que se debe conocer antes de usarlos.

¿Qué tipos de probióticos íntimos existen?

Los probióticos íntimos que podemos encontrar en la actualidad son, fundamentalmente, de dos tipos: orales y vaginales. La elección de un tipo u otro depende, en gran medida, de la mujer y su caso concreto. Por ello, es importante hacer una elección correcta, debiendo acudir a su ginecólogo para que le recete los más adecuados (2).

Atendiendo a estos dos tipos de probióticos íntimos, hemos elaborado una pequeña explicación sobre ellos.

Probióticos íntimos orales Probióticos íntimos vaginales
Presentación Se presentan en forma de cápsulas o gominolas. Vienen presentados en forma de óvulos encapsulados.
Administración Su consumo es el mismo que el de otros comprimidos orales. La administración de este tipo de probióticos se realiza a través de la vagina. Para su aplicación, cuenta con unos aplicadores para facilitar su introducción en la vagina.
Tratamiento Suele variar en función de la persona y del problema. Para la mayoría de los casos, el mínimo suele ser de entre 2 y 4 semanas, pudiendo alcanzar un máximo de hasta 3 meses. Al igual que con los probióticos orales, todo dependerá del caso concreto. Respecto a su efecto, los probióticos vaginales se aplican de forma tópica, lo que provoca que su actuación sea mucho más rápida.

¿Cuáles son los beneficios de usar probióticos íntimos?

Los probióticos íntimos están destinados a impedir la proliferación de microorganismos patógenos, los cuales causan desequilibrios en la microbiota vaginal e infecciones. El uso de estos probióticos, tiene un efecto positivo si se tiene algún tipo de problema relacionado con el desequilibrio de la flora vaginal (3).Este tipo de probióticos incluyen lactobacilos aislados de la microbiota vaginal, permitiendo recuperar la flora vaginal y sus mecanismos de defensa (4). Además, su consumo es beneficioso para prevenir y tratar algunas de las siguientes enfermedades:

  • Poseen un efecto positivo en el tratamiento de la vaginosis bacteriana y vaginitis candidiásica.
  • Prevención de infecciones (5).
  • Ayudan al restablecimiento de la flora vaginal durante la fase aguda del proceso.
  • Mantenimiento del bienestar íntimo.
  • Frenan el crecimiento de bacterias nocivas y hongos.
  • Producen ácido láctico, sustancia encargada de mantener el pH vaginal ácido.

¿Qué riesgos pueden producir los probióticos íntimos?

En referencia a los riesgos que puede provocar el consumo de probióticos íntimos, se ha demostrado que estos son escasos. A pesar de ello, es muy importante acudir a tu médico o ginecólogo para valorar de forma individual los riesgos que puede conllevar su consumo.

Los microorganismos que son usados como probióticos tienen el sello de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos y la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria de Europa.

Es importante mencionar que, para que un microorganismo sea considerado como un probiótico, debe ser seguro para cualquier persona bajo cualquier circunstancia. De este modo, los expertos recomiendan que su uso, en población de riesgo, sea evaluado antes de su tratamiento para no sufrir ningún tipo de complicación. Estos son algunos de los casos en los que se debe tener precaución (6):

  • Pacientes inmunocomprometidos.
  • Pacientes con enfermedades de base muy graves.
  • Pacientes que hayan sido intervenidos quirúrgicamente.
  • Pacientes con un riesgo superior de absorber los probióticos a través del intestino y pasen a la sangre.
  • Pacientes con sangre en las heces.
  • Pacientes con disfunción pancreática.
  • Pacientes que tengan un tratamiento simultáneo de probióticos (compuestos de una o más bacterias) y antibióticos.

Probióticos o prebióticos: ¿Cuál es la diferencia?

Es importante diferenciar entre probióticos y prebióticos, ya que no son lo mismo. (7, 8, 9). Ambos son usados por el organismo para producir efectos beneficiosos en la salud (10). Sus diferencias son muy importantes. Por ello, hemos elaborado la siguiente tabla con la que podrás resolver todas tus dudas respecto a ellos.

Probióticos Prebióticos
Definición Son microorganismos
vivos que, cuando se administran en cantidades adecuadas, confieren un beneficio a la salud.
Se denomina así a compuestos no digeribles presentes en la dieta que estimulan el crecimiento o la actividad de los microorganismos autóctonos, resultando en un beneficio para la salud.
Función Mantener o mejorar las bacterias "buenas" (microbiota) del organismo. Actúan como fertilizantes, los cuales estimulan el crecimiento de bacterias sanas en el intestino.
Efectos Provocan un efecto beneficioso en la salud gracias, en gran medida, a mantener el correcto funcionamiento de la microbiota. Mejoran el equilibrio de la microbiota humana y estimulan el crecimiento de una clase de bacterias específicas del colón.
Consumo Podemos encontrarlos en alimentos como el yogur, la kombucha o las aceitunas. La otra forma de incluirlos en nuestro día a día es a través de complementos o suplementos alimenticios. Los encontramos en alimentos con un alto contenido de fibra como la cebolla, el plátano o algunas legumbres. Por otro lado, con referencia a los complementos alimenticios, también son una buena forma de incorporarlos.

¿Cuándo es aconsejable usar probióticos íntimos?

El principal motivo para consumir probióticos íntimos está relacionado, en la mayoría de los casos, con la alteración de la microbiota vaginal. Esta alteración puede ocasionar diversas infecciones como la vaginosis bacterianas o la vulvovaginits candidiásica. Por esta razón, un uso regular de este tipo de probióticos puede favorecer el correcto equilibrio de la flora vaginal.

El consumo de probióticos íntimos favorece el correcto equilibrio de la flora vaginal. Su uso permite tratar, entre otras infecciones, la candidiasis vaginal.

Por otro lado, los probióticos íntimos se recomiendan para tratar la prevención de la candidiasis vaginal. Es importante destacar que este tipo de problemas pueden estar provocados por diversos factores como:

  • Cambios hormonales a lo largo de la pubertad, el embarazo y la menopausia: Están relacionados con los cambios en los estrógenos. Esta hormona sexual actúa sobre la microbiota vaginal produciendo glucógeno. Este glucógeno se encarga de producir el ácido láctico sin el que la microbiota es menos ácida y más susceptible a las infecciones.
  • Menstruación: El sangrado menstrual contiene pH neutro o ligeramente alcalino, lo que puede provocar que los lactobacilos no crezcan como es debido.
  • Duchas vaginales y empleo de jabones: Lo más aconsejable es no realizar más de una ducha vaginal al día. Además, no es conveniente aplicar productos que no sean específicos para la zona íntima.
  • Consumo de antibióticos y anticonceptivos: La principal función de los antibióticos es actuar contra las bacterias de nuestro organismo. Por ello, su uso puede resentir la flora vaginal.
  • Uso de ropa interior muy ajustada: Puede provocar la aparición de microorganismos patógenos además de debilitar la microbiota vaginal. Lo más aconsejable es utilizar prendas de algodón, evitando las de fibras sintéticas.
  • Una mala higiene después de las prácticas sexuales.
  • Algunas patologías concretas como la diabetes.

¿Durante cuánto tiempo es recomendable usar probióticos íntimos?

El uso y tiempo recomendado para consumir probióticos íntimos suele venir marcado, en gran medida, por el caso y la persona en concreto. Esto quiere decir que no todas las mujeres necesitan el mismo tratamiento para solucionar un problema determinado. Lo recomendable en estas situaciones es acudir al ginecólogo para que realice un estudio concreto del problema.

Según diversos estudios y probióticos íntimos, podría decirse que lo mínimo aconsejado sería un tratamiento de entre 2 y 4 semanas. Como ya hemos mencionado, dependiendo del caso, podría llegar a ampliarse hasta los 2 o 3 meses. Lo realmente importante antes de usarlos es saber qué tipo de probiótico íntimo es el más indicado para ti. Por ello, acudir a profesionales de la medicina es lo más seguro.

Mujer tomando pildora

El uso de probióticos íntimos está aconsejado para las mujeres que sufren alguna alteración en la flora vaginal. (Fuente: Danilo Alvesd: Y14ONzYtxb4/ Unsplash)

Criterios de compra

Si estás pensando en comprar algún tipo de probiótico íntimo, ya sea oral o vaginal, es importante que tengas en cuenta una serie de criterios para elegir el más adecuado. Lo primordial es acudir a tu ginecólogo para que te recete el mejor para tu caso, pero si decides elegir tú misma el tuyo, es recomendable que te fijes en las siguientes características.

Cantidad de UFC (Unidades Formadoras de Colonias)

La cantidad de UFC es uno de los criterios más importantes a la hora de adquirir probióticos íntimos. Las UFC son un indicador de la cantidad de microorganismos vivos en un líquido. Este valor, determinado por el número de colonias individuales, describe el número de células de un organismo en una muestra líquida o sólida.

Para que los probióticos produzcan un efecto beneficioso en el organismo, deben contener una cantidad mínima de UFC de entre 1 millón y 10 mil millones.

Lo aconsejable, según los expertos, es que deben contener una cantidad mínima de UFC de entre 1 millón y 10 mil millones. Por esta razón, es muy importante leer el etiquetado del producto para comprobar si es o no de calidad. Además, se debe tener en cuenta que las UFC se garanticen hasta la fecha de caducidad del medicamento.

Farmaceutico tomando pildoras de estante

Es aconsejable acudir a tu médico o ginecólogo antes de consumir algún tipo de probiótico íntimo. De este modo, puedes hacer la elección correcta. (Fuente: National Cancer Institute: cw2Zn2ZQ9YQ/ Unsplash)

Componentes

Los componentes que se usan en la fabricación de probióticos íntimos son fundamentales a la hora de decidir cuál de ellos comprar. Es recomendable comprobar, en el etiquetado del producto, los ingredientes que han sido usados durante el proceso de elaboración. Por otro lado, es necesario que aparezcan mencionados los diferentes alérgenos o intolerancias que puede contener.

Entre los principales componentes que suelen emplearse en la fabricación de probióticos íntimos destacan:

  • Lactobacillus.
  • Cubierta de la cápsula: Vegetal (hidroxipropilmetilcelulosa) o gelatina.
  • Vitaminas: A, B o C entre otras.
  • Extractos: Presentes, sobre todo, en los probióticos íntimos de sabores. Suelen aparecer en polvo, en seco o en esencia.
  • Agentes de carga: Maltodextrina, salvado de arroz o aceite de girasol, entre otros.

Cepas bacterianas

Las cepas bacterianas son otro de los criterios importantes a la hora de elegir el probiótico íntimo más adecuado. Las cepas son colonias puras de bacterias, las cuales han sido obtenidas mediante clonación. Se catalogan basándose en su género, especie y una designación alfanumérica. Este sería un ejemplo: Lactobacillus acidophilus LA85.

Las cepas son colonias puras de bacterias, las cuales han sido obtenidas mediante clonación. Se catalogan basándose en su género, especie y una designación alfanumérica.

Los probióticos íntimos están compuestos por un número determinado de cepas bacterianas, un número que no implica que el producto sea mejor o peor. Diversos estudios han demostrado que los beneficios, tanto de probióticos con una sola cepa como con más de una, son diferentes en función del problema de salud. En este caso, las cepas más comunes de los probióticos íntimos suelen ser:

  • Lactobacillus Crispatus: Posee propiedades reconocidas en el tratamiento de infecciones urinarias y vaginales.
  • Lactobacillus Rhamnosus y Lactobacillus Reutéri: Tienen una eficacia probada contra la micosis Candida Albicans y la vaginitis.
  • Lactobacillus Acidophilus: Favorece el equilibrio de la flora y mantiene la vagina en su pH natural.
  • Lactobacillus Plantarum: Gracias a su alta capacidad de adhesión a la mucosa vaginal, hace que sea muy adecuado para restaurar la microflora vaginal.

Vías de administración

Respecto a la administración de probióticos íntimos, en el mercado pueden encontrarse dos tipos de comprimidos, los de tipo oral y los de tipo vaginal. La elección de uno u otro dependerá, en gran medida, de la persona y el caso concreto. Es recomendable acudir a tu médico o ginecólogo para que te recete el más adecuado para ti.

Los probióticos vaginales suelen ser más eficaces debido a que actúan directamente en el foco del problema.

Muchas personas tienen problemas a la hora de tomar comprimidos en cápsulas. Los probióticos vaginales suelen ser una buena alternativa para ellas. Respecto a su efecto, hay que destacar que los probióticos vaginales suelen ser más eficaces debido a que actúan directamente en el foco del problema. A pesar de ello, todo dependerá de la dosis, el caso y la mujer. Por ello, destacamos la importancia de acudir a tu ginecólogo.

Sabor

La mayoría de comprimidos en cápsulas no suelen tener sabor o, en algunos casos, suelen producir una sensación desagradable en la boca. Por este motivo, los probióticos íntimos suelen contar con una gran variedad de sabores en los comprimidos de tipo oral. Además, algunos de ellos se presentan en forma de gominola.

Respecto a los sabores, los más comunes suelen ser: arándanos, cereza, frutas del bosque o fresa. En el etiquetado del producto debe aparecer si posee sabor o no. Es un criterio que no tiene repercusión en los efectos beneficiosos de los probióticos íntimos. Simplemente es una ayuda para aquellas personas poco propensas a su consumo.

Ecológico y vegano

La procedencia y origen de los ingredientes de muchos probióticos íntimos suele ser un apartado a tener en cuenta por muchas mujeres. El proceso de elaboración y fabricación de este tipo de probióticos suele venir explicado en la mayoría de medicamentos en el etiquetado o en el prospecto. En caso de que esto no aparezca, es preferible elegir otro producto.

Es muy importante comprobar que estos criterios vengan especificados en el probiótico, pudiendo elegir así el más adecuado para ti. A pesar de ello, en caso de tener alguna duda, es aconsejable acudir a tu médico o ginecólogo para que pueda aconsejarte en su elección. Por otro lado, es destacable mencionar que, cada vez es más frecuente encontrar probióticos íntimos en el mercado de origen natural, ecológico, vegetariano o vegano.

Resumen

Como has podido comprobar, la utilización y consumo de probióticos íntimos está adquiriendo una importancia considerable, ya sea por mejorar la flora vaginal o por tratar algún tipo de infección. De este modo, cada vez son más las mujeres que deciden seguir algún tipo de tratamiento con este tipo de probióticos.

Por ello, lo principal es saber qué tipo de problema se quiere solucionar y qué tipo de tratamiento hay que seguir. La cantidad de UFC, cepas bacterianas o el formato son algunos de los criterios a tener en cuenta antes de adquirirlos. Desde aquí, te recomendamos acudir a tu médico o ginecólogo ante algún tipo de problema relacionado con la zona íntima. Esperamos que esta información te haya sido de ayuda para saber, de primera mano, el funcionamiento de los probióticos íntimos. ¡Deja un comentario y comparte el artículo con tu familia y amigos!

(Fuente de la imagen destacada: artfully: 105350863/ 123rf)

Referencias (16)

1. Martínez Escoriza J.C. Probióticos de uso vaginal. Tratamiento preventivo y coadyuvantes [Internet]. Asociación Española de Matronas (AEM). Hospital de Alicante; 2017 [2021]. Available from: https://aesmatronas.com/wp-content/uploads/2017/12/07_PROBIOTICOS_USO_VAGINAL.pdf
Fuente

2. Fernández Hospido N, Cardelle Cobas A, Regal López P, Cepeda Sáez A, Fente Sampayo C. Primera guía clínica basada en la evidencia médica para la suplementación con probióticos en la farmacia comunitaria española [Internet]. Sociedad Española de Farmacia Clínica, Familiar y Comunitaria. Farmacéuticos Comunitarios; 2017 [2021]. Available from: https://www.farmaceuticoscomunitarios.org/es/system/files/journals/1180/articles/fc2017-9-1-03guia-probioticos_0.pdf
Fuente

3. ) Urrútia G, Selva A, Calaf J. Revisión de la evidencia sobre la eficacia de los probióticos en la prevención de las infecciones del tracto urinario inferior y las infecciones vaginales [Internet]. ScienceDirect. Progresos de Obstetricia y Ginecología; 2014 [2021]. Available from: https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0304501312002804
Fuente

4. Álvarez-Calatayud G, Suárez E, Rodríguez J.M., Pérez-Moreno J. La microbiota en la mujer; aplicaciones clínicas de los probióticos [Internet]. Redalyc (Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal). Nutrición Hospitalaria. Grupo Aula Médica; 2015 [2021]. Available from: https://www.redalyc.org/pdf/3092/309243316011.pdf
Fuente

5. ) Brenes Bermúdez F.J. Evidencias sobre el uso de probióticos para la prevención de infecciones urinarias [Internet]. Farmacosalud. Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN); 2015 [2021]. Available from: https://farmacosalud.com/evidencia-sobre-el-uso-de-probioticos-para-la-prevencion-de-infecciones-urinarias/
Fuente

6. Brunser O. Inocuidad, prevención y riesgos de los probióticos [Internet]. SciELO. Revista chilena de pediatría; 2017 [2021]. Available from: https://scielo.conicyt.cl/scielo.php?pid=S0370-41062017000400015&script=sci_arttext&tlng=p
Fuente

7. Suárez J.E. Microbiota autóctona, probióticos y prebióticos [Internet]. Redalyc (Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal). Nutrición Hospitalaria. Grupo Aula Médica; 2015 [2021]. Available from: https://www.redalyc.org/pdf/3092/309238517001.pdf
Fuente

8. Zeratsky K. ¿Qué son los probióticos y los prebióticos? [Internet]. Mayo Clinic. Responden los expertos; 2020 [2021]. Available from: https://www.mayoclinic.org/es-es/healthy-lifestyle/consumer-health/expert-answers/probiotics/faq-20058065
Fuente

9. Mayo Clinic. Los prebióticos, los probióticos y la salud [Internet]. Mayo Clinic. Información sobre salud; 2021 [2021]. Available from: https://www.mayoclinic.org/es-es/prebiotics-probiotics-and-your-health/art-20390058
Fuente

10. Vizcaíno R, Macias-Tomei C, Márquez J.C., Morales A, Torres N. Usos clínicos de los probióticos [Internet]. SciELO. Archivos Venezolanos de Puericultura y Pediatría; 2016 [2021]. Available from: http://ve.scielo.org/scielo.php?pid=S0004-06492016000100007&script=sci_arttext&tlng=en
Fuente

11. Gamiño-Arroyo A.E., Barrios-Ceballos M.P., Cárdenas de la Peña L.P., Anaya-Velázquez F, Padilla-Vaca F. Flora Normal, Probióticos y Salud Humana [Internet]. Redalyc (Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal). Acta Universitaria. Universidad de Guanajuato, México; 2005 [2021]. Available from: https://www.redalyc.org/pdf/416/41615305.pdf
Fuente

12. Coudeyras S, Jugie G, Vermerie M, Forestier C. Adhesion of Human Probiotic Lactobacillus rhamnosus to Cervical and Vaginal Cells and Interaction with Vaginosis-Associated Pathogens [Internet]. National Center for Biotechnology Information (NCBI). PMC - US National Library of Medicine National Institutes of Health; 2009 [2021]. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2631649/
Fuente

13. Muñoz Rojas C.F., Toloza Maturana L. Actualización sobre el uso de Lactobacillus spp. como probióticos vaginales [Internet]. DSpace. Universidad de Talca (Chile). Escuela de Tecnología Médica; 2018 [2021]. Available from: http://dspace.utalca.cl/handle/1950/11628
Fuente

14. Castro A, González M, Tarín J.J., Cano A. Papel de los probióticos en Obstetricia y Ginecología [Internet]. Redalyc (Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal). Nutrición Hospitalaria. Grupo Aula Médica; 2015 [2021]. Available from: https://www.redalyc.org/pdf/3092/309238517004.pdf
Fuente

15. Sánchez M.T., Ruiz M.A., Morales M.E. Microorganismos probióticos y salud [Internet]. SciELO. Ars Pharmaceutica. Departamento de Farmacia y Tecnología Farmacéutica. Facultad de Farmacia (Universidad de Granada, España); 2015 [2021]. Available from: https://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S2340-98942015000100007
Fuente

16. Rodríguez J.M., Dalmau J. Probióticos para el binomio madre-hijo (I y II) [Internet]. ResearchGate. Acta Pediátrica (Nutrición Infantil); 2007 [2021]. Available from: https://www.researchgate.net/profile/Jaime-Dalmau/publication/290171264_Probiotics_for_the_mother-infant_dyad_I/links/59c2ae670f7e9b21a82aa0fd/Probiotics-for-the-mother-infant-dyad-I.pdf
Fuente

¿Por qué puedes confiar en mí?

Artículo científico
Martínez Escoriza J.C. Probióticos de uso vaginal. Tratamiento preventivo y coadyuvantes [Internet]. Asociación Española de Matronas (AEM). Hospital de Alicante; 2017 [2021]. Available from: https://aesmatronas.com/wp-content/uploads/2017/12/07_PROBIOTICOS_USO_VAGINAL.pdf
Ir a la fuente
Revista científica
Fernández Hospido N, Cardelle Cobas A, Regal López P, Cepeda Sáez A, Fente Sampayo C. Primera guía clínica basada en la evidencia médica para la suplementación con probióticos en la farmacia comunitaria española [Internet]. Sociedad Española de Farmacia Clínica, Familiar y Comunitaria. Farmacéuticos Comunitarios; 2017 [2021]. Available from: https://www.farmaceuticoscomunitarios.org/es/system/files/journals/1180/articles/fc2017-9-1-03guia-probioticos_0.pdf
Ir a la fuente
Revista científica
) Urrútia G, Selva A, Calaf J. Revisión de la evidencia sobre la eficacia de los probióticos en la prevención de las infecciones del tracto urinario inferior y las infecciones vaginales [Internet]. ScienceDirect. Progresos de Obstetricia y Ginecología; 2014 [2021]. Available from: https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0304501312002804
Ir a la fuente
Revista científica
Álvarez-Calatayud G, Suárez E, Rodríguez J.M., Pérez-Moreno J. La microbiota en la mujer; aplicaciones clínicas de los probióticos [Internet]. Redalyc (Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal). Nutrición Hospitalaria. Grupo Aula Médica; 2015 [2021]. Available from: https://www.redalyc.org/pdf/3092/309243316011.pdf
Ir a la fuente
Portal médico
) Brenes Bermúdez F.J. Evidencias sobre el uso de probióticos para la prevención de infecciones urinarias [Internet]. Farmacosalud. Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN); 2015 [2021]. Available from: https://farmacosalud.com/evidencia-sobre-el-uso-de-probioticos-para-la-prevencion-de-infecciones-urinarias/
Ir a la fuente
Revista científica
Brunser O. Inocuidad, prevención y riesgos de los probióticos [Internet]. SciELO. Revista chilena de pediatría; 2017 [2021]. Available from: https://scielo.conicyt.cl/scielo.php?pid=S0370-41062017000400015&script=sci_arttext&tlng=p
Ir a la fuente
Revista científica
Suárez J.E. Microbiota autóctona, probióticos y prebióticos [Internet]. Redalyc (Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal). Nutrición Hospitalaria. Grupo Aula Médica; 2015 [2021]. Available from: https://www.redalyc.org/pdf/3092/309238517001.pdf
Ir a la fuente
Portal médico
Zeratsky K. ¿Qué son los probióticos y los prebióticos? [Internet]. Mayo Clinic. Responden los expertos; 2020 [2021]. Available from: https://www.mayoclinic.org/es-es/healthy-lifestyle/consumer-health/expert-answers/probiotics/faq-20058065
Ir a la fuente
Portal médico
Mayo Clinic. Los prebióticos, los probióticos y la salud [Internet]. Mayo Clinic. Información sobre salud; 2021 [2021]. Available from: https://www.mayoclinic.org/es-es/prebiotics-probiotics-and-your-health/art-20390058
Ir a la fuente
Revista científica
Vizcaíno R, Macias-Tomei C, Márquez J.C., Morales A, Torres N. Usos clínicos de los probióticos [Internet]. SciELO. Archivos Venezolanos de Puericultura y Pediatría; 2016 [2021]. Available from: http://ve.scielo.org/scielo.php?pid=S0004-06492016000100007&script=sci_arttext&tlng=en
Ir a la fuente
Revista académica
Gamiño-Arroyo A.E., Barrios-Ceballos M.P., Cárdenas de la Peña L.P., Anaya-Velázquez F, Padilla-Vaca F. Flora Normal, Probióticos y Salud Humana [Internet]. Redalyc (Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal). Acta Universitaria. Universidad de Guanajuato, México; 2005 [2021]. Available from: https://www.redalyc.org/pdf/416/41615305.pdf
Ir a la fuente
Portal médico
Coudeyras S, Jugie G, Vermerie M, Forestier C. Adhesion of Human Probiotic Lactobacillus rhamnosus to Cervical and Vaginal Cells and Interaction with Vaginosis-Associated Pathogens [Internet]. National Center for Biotechnology Information (NCBI). PMC - US National Library of Medicine National Institutes of Health; 2009 [2021]. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2631649/
Ir a la fuente
Portal académico
Muñoz Rojas C.F., Toloza Maturana L. Actualización sobre el uso de Lactobacillus spp. como probióticos vaginales [Internet]. DSpace. Universidad de Talca (Chile). Escuela de Tecnología Médica; 2018 [2021]. Available from: http://dspace.utalca.cl/handle/1950/11628
Ir a la fuente
Revista médica
Castro A, González M, Tarín J.J., Cano A. Papel de los probióticos en Obstetricia y Ginecología [Internet]. Redalyc (Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal). Nutrición Hospitalaria. Grupo Aula Médica; 2015 [2021]. Available from: https://www.redalyc.org/pdf/3092/309238517004.pdf
Ir a la fuente
Revista científica
Sánchez M.T., Ruiz M.A., Morales M.E. Microorganismos probióticos y salud [Internet]. SciELO. Ars Pharmaceutica. Departamento de Farmacia y Tecnología Farmacéutica. Facultad de Farmacia (Universidad de Granada, España); 2015 [2021]. Available from: https://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S2340-98942015000100007
Ir a la fuente
Revista médica
Rodríguez J.M., Dalmau J. Probióticos para el binomio madre-hijo (I y II) [Internet]. ResearchGate. Acta Pediátrica (Nutrición Infantil); 2007 [2021]. Available from: https://www.researchgate.net/profile/Jaime-Dalmau/publication/290171264_Probiotics_for_the_mother-infant_dyad_I/links/59c2ae670f7e9b21a82aa0fd/Probiotics-for-the-mother-infant-dyad-I.pdf
Ir a la fuente
Evaluaciones