Última actualización: 14/07/2021

Lo ideal es que la presión arterial se mantenga dentro de los niveles establecidos como normales. La tensión alta aumenta el riesgo de contraer ciertas enfermedades, como un ataque cardíaco o la pérdida de memoria. Cuando los niveles sufren un aumento de tensión extrema, hablamos de hipertensión y esta puede provocar graves consecuencias.

La presión arterial se expresa en dos cifras que muestran la presión máxima y mínima, según el corazón se esté contrayendo o dilatando entre latido y latido. Estas son medidas en mmHg (milímetros de mercurio). La presión arterial debe estar entre 90/60 mmHg y 120/80 mmHg. Si tus valores son mayores de 140 (sistólica) y 90 (diastólica) mmHg, se considera que tienes la tensión alta o hipertensión.




Lo más importante

  • Debemos diferenciar entre presión sistólica (presión de las arterias cuando late el corazón) y presión diastólica (presión en las arterias entre latidos).
  • Tener la presión alta puede ser muy peligroso, ya que a veces esta no presenta síntomas y podemos padecer hipertensión permanentemente sin darnos cuenta.
  • Generalmente, los niveles de presión deben estar entre los 90/60 mmHg y 120/80 mmHg, lo cual debemos vigilar constantemente. Además, en caso de un cambio brusco en la presión, lo mejor es consultar a un médico.

Lo que debes saber sobre la presión alta

Si eres propenso a tener aumentos de la presión arterial o crees que puedes estar sufriéndolos, el siguiente artículo te ayudará a aclarar muchas dudas. Te contaremos cuáles son los síntomas, las causas y las consecuencias de la presión alta. Además, te daremos algunos consejos sobre cómo mantener una presión adecuada y sana.

Hacer deporte es una excelente forma de equilibrar la presión arterial. (Fuente: Pixabay: 40751/ pexels)

¿Qué provoca la presión alta?

La presión arterial más alta de lo normal suele estar condicionada, principalmente, por la edad. Es debido a que, conforme envejeces, la presión tiende a aumentar. Además, en muchos casos, esta es heredada de tus antecesores. Asimismo, enfermedades crónicas, como la enfermedad renal, la apnea del sueño o la diabetes, también pueden causar un aumento de la presión. También el estrés es un condicionante que aumenta la presión temporalmente.

Por otro lado, tenemos causas que sí podemos controlar para evitar un excesivo aumento de esta:

  • Alimentación: Si tratamos de mantener un peso equilibrado, nuestro cuerpo necesitará menos sangre y, por tanto, la presión será inferior. Además, siempre debemos prestar atención a la cantidad de sal (aumenta la presión) y al el potasio (equilibra la presión).
  • Actividad física: Si realizas ejercicio habitualmente, el corazón tendrá más fuerza y menor frecuencia cardíaca. No realizar deporte supone que, en cada latido, este deba esforzarse más y la presión aumente.
  • Consumo de alcohol y tabaco: Consumir estos dos productos produce un aumento de la presión inmediata. Además, a largo plazo, el tabaco provoca que se estrechen las arterias y que tengamos más posibilidades de sufrir enfermedades cardíacas (2).

¿Cuáles son las consecuencias de la presión alta?

Si no controlamos la hipertensión, puede provocar grandes daños en nuestros órganos y vasos sanguíneos. Entre los diversos problemas, encontramos los siguientes:

Consecuencia Explicación
Ataque cardíaco La hipertensión puede endurecer las arterias y provocar un ataque cardíaco
Aneurisma Es el debilitamiento de los vasos sanguíneos
Insuficiencia cardíaca La presión arterial alta ocasiona que las paredes del corazón se endurezcan y le cueste más bombear sangre
Problemas de memoria o demencia El estrechamiento de las arterias supone una disminución de la cantidad de sangre dirigida al cerebro
Vasos sanguíneos debilitados o engrosados Esto puede ocasionar un mal funcionamiento de los órganos e incluso la pérdida de la vista

¿Cuál es la presión adecuada para la salud?

Como hemos visto anteriormente, la presión arterial puede variar en función de diversos criterios. Sin embargo, el más claro es que, cuánto más años tenga la persona, más presión arterial tendrá. A continuación, se muestra una tabla con valores aproximados de una presión sistólica y diastólica adecuada:

Edad Valores de la presión arterial
Entre 1-12 meses 60/90 mmHg
Entre 1 y 5 años 95/65 mmHg
Entre 6 y 13 años 105/70 mmHg
Entre 14 y 19 años 110/80 mmHg
Entre 20 y 60 años 120/80 mmHg
Mayores de 60 años 140/90 mmHg

Debemos tener en cuenta que en esta tabla se muestran datos generales. La presión arterial es un factor que varía mucho, dependiendo de la persona, de sus hábitos e incluso del momento del día en el que nos encontremos.

¿Cuándo la presión se considera alta según la edad?

Si al tomarnos la presión arterial, el resultado de la sistólica está por encima de 130 mmHg, entonces podemos hablar de hipertensión. Dentro de esta, encontramos un tipo de hipertensión de 140 mmHg o superior. Debemos tomar precaución y medidas para equilibrarla, pero no es tan peligrosa como la crisis hipertensiva. Esta última se da cuando los niveles de mm Hg son superiores a 180 en la sistólica y a 120 mmHg en la diastólica.

La crisis hipertensiva es una elevación aguda de la presión arterial, capaz de provocar alteraciones funcionales o estructurales en diversos órganos diana (5).

Los órganos diana son aquellos a los que más afecta el problema de la hipertensión: riñones, corazón y cerebro, entre otros.

Aunque esos valores son más generales, dependerá de la edad y de las circunstancias de cada persona. De esta forma, tendremos que comprobar si la presión sobrepasa o no los valores de mmHg que le corresponden. Si la presión arterial tiene unas cifras poco comunes respecto a su edad, rápidamente consulta con un profesional.

¿Cuáles son los síntomas de la presión alta?

Algunos de los posibles síntomas que provoca la presión arterial alta son:

  • Dolor de cabeza (el más común)
  • Manchas de sangre en los ojos
  • Dificultad para respirar
  • Sangrado nasal
  • Dificultad para respirar

Sin embargo, el peligro de tener la presión arterial alta es que, en la mayoría de los casos, esta no presenta síntomas notables. Es complicado saber que tenemos hipertensión. Por eso, es muy recomendable medir nuestra presión frecuentemente.

chico con dolor de cabeza

La presión alta puede provenir de situaciones de estrés. (Fuente: nathan: 897817/ pexels.)

¿Es peligrosa la presión arterial alta común en las embarazadas?

Si estás embarazada y tu presión arterial está aumentando más de lo normal, no debes preocuparte. No obstante, sí tienes que tomar precaución y consultar rápidamente con tu médico. Encontramos tres grandes tipos de hipertensión durante el embarazo:

  • Hipertensión gestacional: Comienza a partir de las 20 semanas de embarazo y desaparece tras el parto. En algunos casos puede ser peligrosa, ya que podría desarrollarse preeclampsia.
  • Hipertensión crónica: También puede desarrollar preeclampsia, pero es menos peligrosa y aparece antes de las 20 semanas.
  • Preeclampsia: Suele darse en el último trimestre de embarazo y es un tipo de hipertensión peligrosa.

La preeclampsia constituye la primera causa de muerte materna en los países desarrollados (3). Los principales síntomas de la preeclampsia son:

  1. Presión arterial alta
  2. Exceso de proteína en la orina
  3. Dolor de cabeza
  4. Hinchazón de cara, pies o cara
  5. Náuseas y vómitos

En general, la preeclampsia puede afectar a órganos importantes, como los riñones, el hígado e incluso el cerebro y la sangre.

¿Por qué también puedo tener presión alta en los ojos?

A veces ocurre que la presión en el interior de los ojos (presión intraocular) es más elevada de lo normal. Lo más preocupante es que no suele mostrar síntomas y podemos estar padeciendo este problema sin darnos cuenta.

La única solución es asistir a revisiones oculares con la frecuencia que te recomienden los profesionales. Hay que tener en cuenta que la presión arterial de la que venimos hablando y la ocular pueden ser totalmente diferentes.

Tratamiento y prevención de la presión alta

Como hemos visto anteriormente, hay factores como la alimentación o el deporte que equilibran la presión arterial. Por lo tanto, lo que consumimos diariamente debemos tenerlo extremadamente controlado. A continuación, te daremos algunas recomendaciones sobre la alimentación y más consejos para prevenir la hipertensión.

chica con presion alta

Es fundamental tomarse la presión arterial, incluso en casa. (Fuente: cottonbro: 5721671/ pexels)

Alimentos que ayudan a equilibrar la presión arterial

Uno de los alimentos que más debemos tener en cuenta para reducir la presión alta es la sal. Siempre debes fijarte en las etiquetas de los productos y controlar el nivel de sal que ingieres al día. La cantidad mínima diaria es de 1,25 gramos y no debemos sobrepasar los 6 gramos diarios si queremos que esta no afecte a nuestra presión arterial (1).

Para reducir los efectos del sodio, siempre es recomendable consumir potasio. Este se encuentra en alimentos como frutas, verduras o frutos secos (especialmente los pistachos). Además, reducir tu consumo de productos procesados también ayudará. Se debe a que, durante el proceso de fabricación, se suele añadir sodio. Si cuidas mucho tu dieta, verás grandes resultados.

Cómo medirse la presión arterial en casa

Para medirte la presión arterial de la manera más precisa posible, lo mejor es hacerlo con tu médico. Este colocará un brazalete inflable alrededor de tu brazo y tardará unos segundos en saber si estás perfecto o hay algún problema que tratar. Siempre es recomendable que dicha presión se mida en los dos brazos para conocer si existen variaciones entre ambos.

No obstante, siempre puedes comprar un aparato para medírtela en casa (un esfigmomanómetro) para tener controlada tu presión arterial. Debes asegurarte de que lo haces bien (consulta a tu médico) y de que el tamaño del brazalete es el correcto (4).

Conclusión

La presión arterial alta puede producirnos situaciones de malestar y graves consecuencias a largo plazo. Lo importante es determinar qué está provocando estos aumentos, ya sean leves o graves. En el caso de ser una persona propensa a sufrir hipertensión, te aconsejamos que sigas nuestras recomendaciones. Si, por el contrario, estos aumentos se están produciendo de una manera anormal y tienes algún síntoma inusual, debes acudir a tu médico para que determine sus causas.

Debemos tener mucho cuidado, ya que, siguiendo ciertas precauciones, podemos evitar que estos picos se produzcan. Si has vivido alguna de estas situaciones o tienes más consejos para mantener una buena presión arterial, nos encantaría leerte en comentarios y que nos cuentes tu propia experiencia.

(Fuente de la imagen destacada: anthony: 7163380/ pexels)

Referencias (5)

1. Fundación española del corazón. Dieta para bajar la tensión alta [Internet]. Fundación española del corazón; 2008 [2021].
Fuente

2. Mayo Clinic. Presión arterial alta (hipertensión) [Internet]. Mayo Clinic; 2021 [2021].
Fuente

3. Dra. Gómez, E. Trastornos hipertensivos durante el embarazo [Internet]. Scielo; 2000 [2021].
Fuente

4. Mayo Clinic. Presión arterial alta (hipertensión) [Internet]. Mayo Clinic; 2021 [2021].
Fuente

5. Albaladejo, C; Sobrino, J; Vázquez, S. Crisis hipertensivas: seudocrisis, urgencias y emergencias [Internet]. SienceDirect; 2021 [2021].
Fuente

¿Por qué puedes confiar en mí?

Artículo científico
Fundación española del corazón. Dieta para bajar la tensión alta [Internet]. Fundación española del corazón; 2008 [2021].
Ir a la fuente
Artículo científico
Mayo Clinic. Presión arterial alta (hipertensión) [Internet]. Mayo Clinic; 2021 [2021].
Ir a la fuente
Revista científica
Dra. Gómez, E. Trastornos hipertensivos durante el embarazo [Internet]. Scielo; 2000 [2021].
Ir a la fuente
Artículo científico
Mayo Clinic. Presión arterial alta (hipertensión) [Internet]. Mayo Clinic; 2021 [2021].
Ir a la fuente
Artículo científico
Albaladejo, C; Sobrino, J; Vázquez, S. Crisis hipertensivas: seudocrisis, urgencias y emergencias [Internet]. SienceDirect; 2021 [2021].
Ir a la fuente
Evaluaciones