Última actualización: 15/12/2021

El cansancio emocional es un término que probablemente conoces. Ya que es una situación por la que muchas personas han pasado en algún momento, y que posiblemente vuelvan a tener que afrontar. Se trata de un proceso de estrés crónico, provocado por una situación que es importante en nuestra vida, y que puede llegar a tener importantes consecuencias.

Si alguna vez te has sentido completamente exhausto, atrapado en una situación, y has tenido la sensación de que no podías hacer nada para remediarlo, este artículo puede interesarte. Sigue leyendo para saber cuáles son las causas y síntomas de este fenómeno y, sobre todo, cómo prevenirlo.




Lo más importante

  • El cansancio emocional es un estado de fatiga mental, emocional y psicológica. Es fruto de una situación de estrés permanente y prolongado. Puede traer consigo numerosas consecuencias para la salud, tanto físicas como psicológicas.
  • Muchas personas pueden padecerlo, ya que viene causado por eventos importantes, de cualquier ámbito. Por ejemplo, laboral, intelectual, sentimental, personal y familiar. Es necesario darle importancia a nuestras emociones para prevenirlo, y también para detectarlo.
  • Hay numerosas técnicas y herramientas que podemos adoptar para prevenirlo y combatirlo. Entre ellas, mejorar nuestro autoconcepto, buscar momentos de conexión con nosotros mismos, mantener una buena comunicación con los demás y llevar un estilo de vida saludable, entre otros.

Todo lo que debes saber acerca del cansancio emocional

El cansancio emocional es un trastorno emocional que sufren muchas personas, al menos una vez a lo largo de su vida. Se produce cuando hay algo en ella que "te supera". Para orientarte y aclarar tus dudas, hemos reunido a continuación toda la información útil acerca de este fenómeno.

chico estresado

El trabajo puede ser una fuente de estrés continua y suponer una gran dificultad en nuestra vida. (Fuente: lukasbieri / 146/Pixabay)

¿Qué es el cansancio emocional?

El cansancio emocional o burnout es ante todo un proceso. Es una respuesta a factores de estrés crónicos prolongados. Su resultado es el cansancio emocional, mental y físico. Se produce de manera progresiva, cuando una persona está, durante largos periodos de tiempo, implicada en una situación que la afecta emocionalmente (1, 2).

Un ejemplo de ello sería la fatiga o frustración que podemos sentir tras dedicarnos a una causa. También, al tener cierto estilo de vida o, incluso, una relación que no trae consigo la recompensa esperada.

Así, tras múltiples intentos fracasados de manejar o controlar la situación, y exhaustos por la excesiva demanda de energía o recursos personales, se desencadenan una serie de factores negativos para la persona que lo sufre. (6)

Tiene tres componentes o dimensiones:

  1. El cansancio emocional: Fatiga causada por un excesivo esfuerzo psicológico. Implica la incapacidad de dar más de sí mismo, en los ámbitos emocionales, afectivos, entre otros.
  2. La despersonalización: Se trata de un desarrollo de sentimientos en general negativos y distantes. Como el cinismo, la indiferencia o, incluso, la agresividad.
  3. La reducida realización personal: Viene unida a un concepto muy negativo de sí mismo, muchas veces inadvertido. (9)

Hasta ahora, el cansancio emocional ha estado principalmente relacionado con el entorno laboral, donde se atribuye a condiciones laborales muy exigentes, problemas con los compañeros, tensión e insatisfacción.

Sin embargo, se ha comprobado que este fenómeno no solo está relacionado con el trabajo, sino que puede aparecer en muchos ámbitos de nuestra vida e, incluso, desde edades muy tempranas.

¿Cuáles son las causas del cansancio emocional?

Una situación prolongada de alta exigencia emocional, estrés y bajo control de la misma, desencadenan el cansancio emocional. Suelen acompañar a estos factores la ausencia de apoyo social y la falta de recursos personales para hacer frente a esta situación. Esto elimina el sentimiento de autoeficacia de quien lo padece (7).

A grandes rasgos, las principales causas son:

  • El exceso de carga mental, siendo la mente el principal motor de este fenómeno.
  • El estrés y la ansiedad prolongados, ya que provocan gradualmente esta fatiga emocional.
  • El sentimiento de falta de control, que lleva al individuo a percibir la situación como a algo superior a sí mismo, que lo desborda
  • La sensación de estar atrapado en una situación, causando un sentimiento de angustia, en el que no se acaba de visualizar la solución, "la luz al final del túnel".
  • Falta de recursos para resolver una situación exitosamente. Como consecuencia, aparece la percepción negativa de sí mismo y de las habilidades y capacidades propias.
  • Problemas psicológicos previos
  • Un estilo de vida poco saludable

Por otro lado, existen ciertas variables que podrían ser determinantes a la hora de desencadenar este trastorno:

Variables Definición Ejemplos
Interpersonales Están estrictamente relacionadas con las características del individuo, como su personalidad, estructuras de pensamiento o sus sentimientos. -Propensión a la frustración, al desinterés, etc.
-Ansiedad
-Perfeccionismo
-Bajo autoconcepto personal
Ambientales Se refieren al entorno familiar, los grupos de influencia y otros factores relacionados con la vida cotidiana. -Estilos de vida inadaptados
-Carencia de apoyo social
-Presión
-Altas expectativas
Profesionales Recogen las interacciones con el puesto de trabajo general o específicamente. -Falta de recursos para las tareas
-Estrés
-Expectativas no realistas
-Falta de claridad en el rol
-Carencia de reconocimiento profesional 

¿Quién puede padecer cansancio emocional?

Dado que el cansancio emocional es el resultado de una situación de estrés crónico, o de algo que nos afecta emocionalmente, no solo se encuentra en entornos laborales, como se pensaba anteriormente. A continuación, encontrarás una lista con los grupos que pueden verse afectados por este fenómeno:

CAUSAS LABORALES CAUSAS EMOCIONALES ACONTECIMIENTOS PUNTUALES
Docentes Familia Pandemia
Sanitarios Niños y adolescentes Teletrabajo
Inmigrantes Pareja Etc
Estudiantes Etc  
Etc

Profesionales cuyo objeto de trabajo son personas (Profesionales de la salud, de la educación y sociales, entre otros) (3, 4, 5, 6). Este trastorno suele aparecer, de manera predominante, en personalidades perfeccionistas, con mucha tendencia a implicarse en su trabajo de manera autoexigente

Se trata del grupo más estudiado. A grandes rasgos, el agotamiento es causado por requerimientos laborales que se alejan mucho de la capacidad de respuesta del trabajador. Prolongado en el tiempo, el trabajador no está nunca satisfecho con su propio rendimiento.

Esto acaba afectando a todos los aspectos de su vida. El trabajo le supera y se siente incompetente y, por ello, la compañía o el trabajo en equipo se vuelven una fuente de conflicto: se deshumaniza. Esto desemboca en falta de interés y de compromiso en sus tareas, ya que “nunca consigue realizarlas con éxito”.

Estudiantes

Experimentan desgaste emocional y físico cuando se dedican completamente a su tarea. Sin embargo, no obtienen los resultados esperados. No solo puede suceder en época de exámenes, sino también a lo largo de todo el curso académico.

A esto le sigue la correspondiente sensación de frustración y fracaso. También, en algunos casos, el abandono del estudio. Unido a ello, la vida familiar y social puede verse afectada (3).

Inmigrantes

Estas personas son especialmente sensibles, ya que tienen que enfrentarse a muchas dificultades para llegar a ser aceptados en la sociedad a la que emigran. Además, suelen tener dificultad para acceder a buenas condiciones vitales y laborales. Así, no llegan a aspirar, en muchos casos, nada más que a las labores que los autóctonos no quieren desempeñar.

Independientemente de su cualificación, psicológicamente es duro no avanzar y enfrentarse a situaciones de desigualdad diarias. Añadido a esto, están las barreras culturales y del idioma, además, de posibles sentimientos de soledad y de falta de comprensión. Todo esto dificulta la adaptación a la nueva sociedad y puede traer consigo sentimientos de rechazo, depresión, agresividad y violencia, entre otras.

Cuando la persona afectada no reconoce las secuelas ocasionadas por el desgaste emocional, esta desarrolla nuevas conductas que impiden el equilibrio en sus rasgos de personalidad, presentando desajuste a nivel biológico, psicológico y fisiológico (13)(14)

Familia

Se ha concluido que el cansancio emocional es mayor en parejas que tienen hijos. Los conflictos que ser padre y madre plantea, son mucho más difíciles de sobrellevar cuando existen presiones añadidas, como el trabajo u otros problemas externos.

Además, la falta de tiempo libre o para compartir con la pareja lo dificulta aún más. Así, se convierte la vida familiar en una continua lucha por la supervivencia. Los hombres tienden a sufrir más este estrés y cansancio emocional que las mujeres. (7, 11).

Parejas

En toda pareja hay altibajos. Así, cuando la relación de pareja adquiere una dinámica de incomprensión, desconfianza, falta de afecto o incluso malos tratos, aparece el cansancio emocional. En estas situaciones se unen la percepción de una relación en proceso de ruptura,  los sentimientos negativos predominantes y  la falta de comunicación que, a la larga, desencadenan problemas psicológicos y físicos.

Es muy común en estos casos el sentimiento de estar atrapado y de no poder hacer nada para remediarlo. Se pierde energía, disminuye la autoestima y se deteriora la salud, por el continuo estado de tristeza y la constante ilusión de un futuro mejor. Algunas personas pueden desarrollar dependencia en la relación, siendo más vulnerables a problemas psicológicos como:

  1. Ansiedad por la ruptura.
  2. Abandono del estilo de vida propio, para acoplarse a las demandas de la pareja.
  3. Sentimiento de culpa y depresión, entre otros.

En los casos en que una persona trata de manera continuada de resolver la situación, sin llegar a conseguirlo, pueden aparecer ansiedad, agresividad, problemas sociales y con la familia, disfunciones sexuales y la visión del futuro de “no ver luz al final del túnel”.

Niños y adolescentes (9)

Cuando el rendimiento deportivo está por encima de todo, de manera intensa y prolongada, empieza a disminuir la energía o el entusiasmo por la actividad y con ello, desaparecen los sentimientos positivos.

En contextos con mucha presión, como son la escuela y el deporte, a pesar de ser entornos para el crecimiento y desarrollo de niños y adolescentes, se producen situaciones de sobrecarga emocional. Estas desembocan en trastornos conductuales que van desde el fracaso escolar hasta el abandono o la delincuencia.

En el ambiente deportivo algunos niños llegan a la adolescencia “quemados” (burnout) a causa del perfeccionismo del deporte, o su excesiva orientación al éxito, por encima del carácter social o las habilidades interpersonales. Esto conduce naturalmente a un rendimiento menor, que desemboca en la falta de autoestima, la pérdida de confianza y el abandono.

A esto podríamos añadir factores como un ambiente negativo con los compañeros, o la falta de refuerzo por parte del entrenador. Estos producen, en última instancia, una gran inestabilidad emocional.

agotamientot

Los niños pueden llegar a sufrir cansancio emocional. Ciertas situaciones de nuestra vida pueden hacernos sentir agotados emocionalmente. (Fuente: Myriams-Fotos / 1722 /Pixabay.com)

Pandemia/Covid/Teletrabajo

Durante la pandemia, mucha gente se ha enfrentado a una nueva situación laboral. Trabajar desde casa ha supuesto en muchos casos una gran fuente de estrés, dada la sobrecarga de tareas y la falta de recursos apropiados para hacer frente a las mismas.

Además, añadido a esto, encontramos otros factores como el aburrimiento por la rutina o el aislamiento social. A causa de ello, muchos trabajadores han visto disminuir su rendimiento laboral , se han sentido más agotados y menos motivados y por último su salud se ha visto afectada (11).

Algunos de los aspectos que mayor impacto han tenido son:

  1. Sentimiento de estar explotado laboralmente: Sobrecarga de tareas, superior a la que se es capaz de gestionar.
  2. Demanda de medios que no se poseen: entre los que se encuentran ordenador, conexión internet, software, entre otros. Estos suponen un gasto y una necesidad de adaptarse rápidamente (en el hogar) a las necesidades de la empresa.
  3. Excesiva rutina: Al no salir de casa, y trabajar en el mismo entorno en que se vive, todos los días se repiten en bucle. Además, añadido a esto, el sedentarismo, supone un factor estresante, que hace muy difícil desconectar y liberar la mente.
  4. Deterioro de las relaciones personales y desequilibrio del estilo de vida

¿Cómo saber si padezco cansancio emocional?

Existen diversos indicios que pueden indicarnos que, efectivamente, padecemos este trastorno.

  • Síntomas clínicos: Dentro de este apartado, el agotamiento es la parte central.
LEVE MODERADO GRAVE EXTREMO
Síntomas inespecíficos como dolores de espalda, de cabeza, lumbalgia, entre otros. Además aparece el cansancio patológico, desde por la mañana y durante todo el día. Principalmente, los síntomas son insomnio, déficit de atención, irritabilidad, entre otros.
En este punto, los sentimientos de frustración, culpa, escasa autovaloración e incompetencia son predominantes.
Los síntomas son más perceptibles: absentismo laboral acentuado, cinismo e incluso consumo abusivo de alcohol u otras drogas. Puede agravarse, provocando aislamiento, crisis existencial, depresión, sentimiento de que la vida no vale la pena e incluso la idea del suicidio.
  • Síntomas físicos: Algunas personas somatizan el cansancio emocional de manera física en lugar de psicológica. Otras, lo hacen de las dos maneras. Algunos de los síntomas más recurrentes son los siguientes:
  1. Problemas gastrointestinales: Úlceras, gastritis, colon irritable, entre otros.
  2. Dolores crónicos.
  3. Problemas del sistema circulatorio: Hipertensión arterial, arritmias, entre otros.
  4. Continuo dolor de cabeza o de espalda.
  5. Sistema inmunitario deprimido.
  6. Niveles de colesterol, glucemia y ácido úrico alterados.

Medidas de prevención para evitar el cansancio emocional

A medida que nuestro estilo de vida va evolucionando hacia uno más complejo, la aparición del cansancio emocional se incrementa. A raíz de esto, nace la necesidad de elaborar estrategias y facilitar herramientas para poder prevenirlo y combatirlo (9).

chica estresada

En ocasiones, tenemos la sensación de que alguna tarea nos sobrepasa por completo. El cansancio emocional surge cuando tenemos la sensación de que nuestro esfuerzo no será suficiente. (Fuente: silviarita/4118058/Pixabay)

El conocimiento es poder

El primer mecanismo de prevención, para disminuir el riesgo de padecer cansancio emocional, es la información. Si una persona tiene conocimiento de este, será difícil que pase por este proceso sin percatarse del mismo, y sin poder atajarlo en sus fases más tempranas.

Es de vital importancia fomentar la formación psicosocial y los recursos emocionales. La salud psicológica y su fortalecimiento serán tan importantes como lo es el fortalecimiento del sistema inmunitario, a la hora de prevenir las enfermedades.

Se pueden introducir ciertas prácticas en la rutina diaria, orientadas a construir recursos personales. Algunas de estas son la meditación, la reflexión, técnicas de meditación, entre otros (9).

¿Por qué debemos darle importancia al cansancio emocional?

Es muy importante dar al cansancio emocional la importancia necesaria. Ya que no se trata de un proceso que se corrija o arregle de manera natural y espontánea. Además, al formar parte de nuestra parte psicológica, es determinante en todos los aspectos de nuestra vida. Por lo que conviene tratar de prevenirlo y, en caso de padecerlo, aceptarlo y tratar de solucionarlo.

Por otra parte, las consecuencias de este trastorno emocional no son solo psicológicas. Como ya hemos visto con anterioridad, tiene consecuencias tanto a nivel físico, como relacional y laboral. Además, suele unirse a otros trastornos cuando adquiere un mayor grado, haciendo que sea más complicado de superar.

La comunicación como apoyo fundamental

Una técnica a la hora de prevenir y resolver este tipo de problemas, es darse cuenta de que no somos los únicos que hacen frente a ellos. Debemos compartir nuestras vivencias, preocupaciones y experiencias con los demás. Además, damos pie a que ellos nos cuenten también las suyas. Es en este momento cuando sentimos que no estamos solos. De esta manera es mucho más fácil adoptar una actitud positiva y fuerte.

Por otro lado, la comunicación permite a los demás entender lo que necesitamos. Una frase tan simple como “necesito un momento, por favor” puede ayudarnos a mantener en ciertos momentos el equilibrio y la calma. Es fundamental establecer estos lazos comunicativos para evitar la incomprensión y el aislamiento (9).

Encuentra espacios de reflexión

Otra herramienta muy útil es tener pequeños momentos de reflexión con uno mismo. Basta hacerse preguntas tan simples como: ¿Cómo me estoy sintiendo ahora mismo? ¿A qué se debe? ¿Qué necesitaría para sentirme mejor? Estas reflexiones pueden parecer vanas, pero constituyen una herramienta de autoconocimiento muy poderosa.

Otra opción, basada en la evidencia, es el agradecimiento. Una acción tan simple como escribir con regularidad tres cosas por las que uno está agradecido ayuda a incrementar el bienestar. De esta manera, es muy fácil prevenir, y también combatir, el cansancio emocional (9).

chica en puente

La base para estar sano es dormir las horas suficientes. (Fuente:Claudio_Scott/2197947/Pixabay)

Lleva un estilo de vida saludable

Para prevenir cualquier enfermedad o trastorno es fundamental mantener un estilo de vida saludable. Eso es algo que todos conocemos cuando hablamos del sistema inmunitario. Sin embargo, no solo es fundamental para prevenir enfermedades físicas, también, para aquellas psicológicas y emocionales. Los aspectos fundamentales a tener en cuenta son:

  • El sueño: Se trata de un proceso fisiológico con innumerables funciones. Además de consolidar la memoria, funcionar como regulador hormonal y ser reparador. Asimismo, fortalece el sistema inmune e influye directamente y, de diversas formas, en nuestra calidad de vida, salud y bienestar. Cuanto mayor sea nuestra calidad de sueño y el número de horas que descanso, mejor será nuestra calidad de vida (15, 16). ¿Cómo conciliar mejor el sueño?
  • La respiración: Practicar varias veces al día la respiración diafragmática ayuda a reducir el estrés y la ansiedad. Se trata de inhalar profundamente, expandiendo los pulmones en lugar de hacerlo solo con el abdomen. Repetirlo cuando nos despertamos, al ir al baño o mientras cocinamos. Esto puede suponer una considerable mejora en nuestra salud, y es fácil de introducir en nuestra rutina diaria.
  • La dieta: Una dieta equilibrada puede considerarse el soporte permanente de un estilo de vida saludable. Si te alimentas de manera que cubras todas tus necesidades nutricionales, puedes estar seguro de que será mucho más complicado que enfermes. Dieta y salud van, en todos los casos, de la mano(19).
  • El deporte: El papel que juega el deporte a la hora de mejorar el bienestar personal es indiscutible. La relación de este con la mejora psicológica es inmediata, y permanece durante horas. Además ayuda a mejorar la imagen de sí mismo y a fortalecer la autoestima, la autoconfianza y la sensación de control. Entre los aspectos más beneficiosos del deporte se encuentra el social y, gracias a este, mejoran las relaciones interpersonales (18).

Algunos de sus muchos beneficios son:

INCREMENTA DISMINUYE
Rendimiento académico y laboral Absentismo laboral
Confianza en sí mismo Irritabilidad
Independencia Consumo de alcohol, drogas, etc
Estabilidad emocional Ansiedad y estrés
Memoria Depresión
Estados de ánimo Dolores de cabeza
Imagen corporal positiva Comportamiento psicótico
Autocontrol Tensión
Bienestar Problemas de espalda

Algunos de nuestros consejos para realizar actividad física:

  1. Procura realizarla con otras personas
  2. Es muy importante que sea divertido y que disfrutes
  3. Observa tus sensaciones y las mejoras a corto plazo
  4. Visualiza las mejoras a largo plazo y motívate con estas
  5. Anota tus progresos
  6. Sé realista con tus metas

Cultiva el sentimiento de autoeficacia

La sensación de control, sobre uno mismo y sobre el ambiente, unido al sentimiento de autoeficacia, ayuda a afrontar mejor el día a día, el estrés y la ansiedad. Si sientes que eres una persona capaz, será muy complicado que la tensión diaria te supere. Ya que serás consciente del trabajo que estás realizando y, lo que es más importante, de su valor.

Otro aspecto importante es el fallo. ¡Permítete fallar! No somos máquinas, todos cometemos errores. Lejos de ser un inconveniente, los fallos te permitirán aprender y mejorar. Por tanto, deja también espacio para estos.

Cambios en la calidad de alimentación y la distribución del tiempo de sueño- trabajo- esparcimiento, unido a una actividad física regular, permiten prevenir muchísimos trastornos y enfermedades, y también revertirlos.

Mindfulness frente a la multitarea y a la sobre estimulación

Estamos constantemente bombardeados por estímulos. Además de esto, la sensación de realizar muchas tareas a la vez es contraproducente: nos lleva a ser menos eficaces y perder el tiempo, además de agotarnos mentalmente.

Por ello, el Mindfulness es una práctica fundamental, que te permitirá estar plenamente concentrado en el instante presente. Gracias a esto, serás mucho más eficiente, ahorrarás a tu mente trabajar de más y, dicho sea de paso, serás más feliz y estarás más satisfecho.

Un consejo, para introducir momentos de atención plena en nuestra rutina, es hacerlo mientras realizamos actividades como cepillarnos los dientes, esperar un semáforo, ir sentados en el metro, entre otros. Se trata de encontrar momentos para poner el foco en nosotros mismos, a través de la respiración, y observar nuestras sensaciones y emociones.

Gracias a estos momentos, lograremos mantener una visión positiva del día y una buena energía para afrontarlo.

chica meditando

Encontrar la conexión consigo mismo es fundamental. Para ello, la meditación es muy recomendable. (Fuente: Juuucy/5380651/Pixabay)

No te olvides de vivir y de disfrutar

El cansancio emocional aparece cuando situaciones de nuestra vida nos suponen un estrés crónico. Así, es fundamental buscar momentos diarios para ser nosotros mismos y ser felices. Pasa tiempo con tus seres queridos, tu familia y tus amigos. Come algo que te encante. Dedícale cada día algo de tiempo a algo que te apasione. Sonríe y vive.

Todos estos consejos son recomendaciones para prevenir el cansancio emocional. En caso de padecer de niveles elevados de estrés, ansiedad u otros síntomas más graves, debes buscar ayuda de un profesional.

Resumen

El cansancio emocional se produce por eventos en nuestra vida que son estresantes y prolongados. Estos pueden ser de cualquier índole, pueden afectar a cualquiera y no se limitan al entorno laboral. Desde niños y adolescentes, hasta parejas, familias, estudiantes o profesionales. Además, puede llegar a afectarnos tanto física como psicológicamente.

Por ello, es fundamental que le demos la importancia necesaria y que mantengamos un estilo de vida saludable para prevenirlos. La fortaleza de nuestras relaciones sociales, así como de nuestro estado emocional, físico y psicológico nos permitirán afrontar nuestro día a día de una mejor manera. Pero, sobre todo, ser más felices.

(Fuente de la imagen destacada: Geralt: 22931/ Pixabay)

Referencias (19)

1. Víctor E. Olivares Faúndez PRG-M. Análisis de las Principales Fortalezas y Debilidades del "Maslach Burnout Inventory”. 2009. [internet] 2021.
Fuente

2. de Lourdes Preciado Serrano Manuel Pando Moreno Juan Manuel Vázquez Goñi M. Agotamiento emocional: escala Burnout adaptada para mujeres trabajadoras en la costura industrial. 2004. [internet] 2021.
Fuente

3. Gil-Monte PR. Influencia del género sobre el proceso de desarrollo del síndrome de quemarse por el trabajo (Burnout) en profesionales de enfermería. 2002. [internet] 2021.
Fuente

4. Barreto-Osama D, Salazar-Blanco HA. Agotamiento Emocional en estudiantes universitarios del área de la salud. 2020. [internet] 2021.
Fuente

5. Ekaterina Bustamante, Freyli Bustamante, Gilberto González, Luz Bustamante. El burnout en la profesión docente: un estudio en la escuela de bioanálisis de la Universidad de Carabobo Sede Aragua, Venezuela. 2016. [internet] 2021.
Fuente

6. Vallejo-Martín M. Una aproximación al síndrome de burnout y las características laborales de emigrantes españoles en países europeos. 2017. [internet] 2021.
Fuente

7. Cherniss DFA. Enfermedad Por Coronavirus 2019 (COVID-19) y Más Allá: Microprácticas Para la Prevención Del Agotamiento Emocional y Promover el Bienestar Emocional. 2020. [internet] 2021.
Fuente

8. Villavicencio Aguilar, C. E., & Jaramillo Paladinez, J. L. . (2020). Desgaste emocional en la convivencia afectiva de pareja. ACADEMO Revista De Investigación En Ciencias Sociales Y Humanidades, 7(1), 58-66.[internet] 2021.
Fuente

9. De Los Fayos EJG. Burnout en niños y adolescentes: un nuevo síndrome en psicopatología infantil. 1995. [internet] 2021.
Fuente

10. Freudenberger H. Burn-out The High Cost of High Achievement. 1980. [internet] 2021.
Fuente

11. Amar Amar JJ, Kotliarenko MA, Abello Llanos R. Factores psicosociales asociados con la resiliencia en niños colombianos víctimas de violencia intrafamiliar. julio de 2003. [internet] 2021.
Fuente

12. Ocampo Otálvaro LE, Amar Amar JJ. Violencia en la pareja, las caras del fenómeno. 2011. [internet] 2021.
Fuente

13. Christina Maslach SEJ. The role of sex and family variables in burnout. 1985. [internet] 2021.
Fuente

14. Falcón ASA. El agotamiento emocional en trabajadores de 40 A 50 Años de edad a causa del teletrabajo generado por el aislamiento social en empresas privadas de la ciudad de Lima Metropolitana. 2020. [internet] 2021.
Fuente

15. Leonor Avendañoa, Sandra Cerdaa,Carolina Giadacha, Alejandra Hernándeza, Paola Leóna, Pedro Menéndeza, Tomás Mesaa,Paula Ortegaa, Claudia Riffoaa (Grupo Sueño Pediátrico Sociedad de Psiquiatríay Neurología de la Infancia y Adolescencia de Chile), editor. Recomendaciones para un buen dormir durante cuarentena por COVID-19. Abril 2020. Revista Chilena de Pediatría, SciELO Analytics; 2020. [internet] 2021.
Fuente

16. Contreras DA. Sueño a lo largo de la vida y sus implicancias en salud. Revista Médica Clínica. 2013. [internet] 2021.
Fuente

17. Cabezas MM, editor. Beneficios psicológicos de la actividad física y el deporte. 2001.[internet] 2021.
Fuente

18. Márquez S, editor. Beneficios psicológicos de la actividad física. Revista de psicología general y aplicada. Instituto Nacional de Educación Física de León; 1995. [internet] 2021.
Fuente

19. José Antonio Pinto Fontanillo ÁCA. La dieta equilibrada, prudente o saludable. 2011.[internet] 2021.
Fuente

¿Por qué puedes confiar en mí?

Artículo científico
Víctor E. Olivares Faúndez PRG-M. Análisis de las Principales Fortalezas y Debilidades del "Maslach Burnout Inventory”. 2009. [internet] 2021.
Ir a la fuente
Artículo científico
de Lourdes Preciado Serrano Manuel Pando Moreno Juan Manuel Vázquez Goñi M. Agotamiento emocional: escala Burnout adaptada para mujeres trabajadoras en la costura industrial. 2004. [internet] 2021.
Ir a la fuente
Artículo científico
Gil-Monte PR. Influencia del género sobre el proceso de desarrollo del síndrome de quemarse por el trabajo (Burnout) en profesionales de enfermería. 2002. [internet] 2021.
Ir a la fuente
Artículo científico
Barreto-Osama D, Salazar-Blanco HA. Agotamiento Emocional en estudiantes universitarios del área de la salud. 2020. [internet] 2021.
Ir a la fuente
Artículo científico
Ekaterina Bustamante, Freyli Bustamante, Gilberto González, Luz Bustamante. El burnout en la profesión docente: un estudio en la escuela de bioanálisis de la Universidad de Carabobo Sede Aragua, Venezuela. 2016. [internet] 2021.
Ir a la fuente
Artículo científico
Vallejo-Martín M. Una aproximación al síndrome de burnout y las características laborales de emigrantes españoles en países europeos. 2017. [internet] 2021.
Ir a la fuente
Artículo científico
Cherniss DFA. Enfermedad Por Coronavirus 2019 (COVID-19) y Más Allá: Microprácticas Para la Prevención Del Agotamiento Emocional y Promover el Bienestar Emocional. 2020. [internet] 2021.
Ir a la fuente
Artículo científico
Villavicencio Aguilar, C. E., & Jaramillo Paladinez, J. L. . (2020). Desgaste emocional en la convivencia afectiva de pareja. ACADEMO Revista De Investigación En Ciencias Sociales Y Humanidades, 7(1), 58-66.[internet] 2021.
Ir a la fuente
Artículo científico
De Los Fayos EJG. Burnout en niños y adolescentes: un nuevo síndrome en psicopatología infantil. 1995. [internet] 2021.
Ir a la fuente
Artículo científico
Freudenberger H. Burn-out The High Cost of High Achievement. 1980. [internet] 2021.
Ir a la fuente
Artículo científico
Amar Amar JJ, Kotliarenko MA, Abello Llanos R. Factores psicosociales asociados con la resiliencia en niños colombianos víctimas de violencia intrafamiliar. julio de 2003. [internet] 2021.
Ir a la fuente
Artículo científico
Ocampo Otálvaro LE, Amar Amar JJ. Violencia en la pareja, las caras del fenómeno. 2011. [internet] 2021.
Ir a la fuente
Artículo científico
Christina Maslach SEJ. The role of sex and family variables in burnout. 1985. [internet] 2021.
Ir a la fuente
Artículo científico
Falcón ASA. El agotamiento emocional en trabajadores de 40 A 50 Años de edad a causa del teletrabajo generado por el aislamiento social en empresas privadas de la ciudad de Lima Metropolitana. 2020. [internet] 2021.
Ir a la fuente
Artículo científico
Leonor Avendañoa, Sandra Cerdaa,Carolina Giadacha, Alejandra Hernándeza, Paola Leóna, Pedro Menéndeza, Tomás Mesaa,Paula Ortegaa, Claudia Riffoaa (Grupo Sueño Pediátrico Sociedad de Psiquiatríay Neurología de la Infancia y Adolescencia de Chile), editor. Recomendaciones para un buen dormir durante cuarentena por COVID-19. Abril 2020. Revista Chilena de Pediatría, SciELO Analytics; 2020. [internet] 2021.
Ir a la fuente
Artículo científico
Contreras DA. Sueño a lo largo de la vida y sus implicancias en salud. Revista Médica Clínica. 2013. [internet] 2021.
Ir a la fuente
Artículo científico
Cabezas MM, editor. Beneficios psicológicos de la actividad física y el deporte. 2001.[internet] 2021.
Ir a la fuente
Artículo científico
Márquez S, editor. Beneficios psicológicos de la actividad física. Revista de psicología general y aplicada. Instituto Nacional de Educación Física de León; 1995. [internet] 2021.
Ir a la fuente
Informe del gobierno
José Antonio Pinto Fontanillo ÁCA. La dieta equilibrada, prudente o saludable. 2011.[internet] 2021.
Ir a la fuente
Evaluaciones