Última actualización: 16/12/2021

Nuestro método

7Productos analizados

21Horas invertidas

6Estudios evaluados

30Comentarios recaudados

Los masajes son excelentes técnicas para lograr la relajación del cuerpo. Existen muchos productos en el mercado que favorecen las mejores técnicas de masajes como técnicas de fisioterapia encaminadas a aliviar dolores y tensiones físicos. Las camillas para masajes son de los mejores productos del mercado que propician la posibilidad de alcanzar los estados de plenitud que provee un masaje.

Uno de los beneficios que provee su uso es su disponibilidad. Existen variados tipos de camillas para masaje, todas adaptadas a las necesidades particulares de las personas. Desde acupuntura, masaje con piedras calientes, hasta masajes suecos, japonés, terapéuticos, todos ellos podrán ser practicados en una camilla de masaje. Si te interesa conocer los tipos de productos y los beneficios que provee, sigue leyendo.




Lo más importante

  • La camilla de masaje es una herramienta de trabajo utilizada por fisioterapeutas, acupunturistas, masajistas, esteticistas, depiladoras, tatuadores y otros profesionales.
  • Las camillas para masaje son muy propicias para muy distintos tipos de masajes y su fácil traslado las convierte en excelentes productos.
  • De entre los criterios que debes tener en cuenta antes de adquirir una se encuentra el peso, el material de que están hechas, las dimensiones, etc.

Las mejores camillas para masaje del mercado: Nuestras recomendaciones

Muchas de las camillas para masaje que podrás encontrar en el mercado te permitirán un buen soporte para tus masajes. De acuerdo tus preferencias personales, también puede que te encamines por una u otra. Por ejemplo, hay personas que prefieren las de madera antes que las de aluminio. Para que te sirva de guía, te presentamos algunas de las mejores camillas para masaje del mercado.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre las camillas para masaje

Las camillas para masaje tienen muchos atributos que te permitirán darles un uso adecuado a tus necesidades. Adquirir una pasa por tener en cuenta sus características y cómo estas se pueden adaptar a tus necesidades. Para conocer un poco más sobre este excelente producto te invitamos a adentrarte en las ventajas asociadas a su uso.

Existen muy diversos tipos de camillas para masaje. (Fuente: Raphael Lovaski: cJwl8182Mjs/ unsplas)

¿Para qué se utilizan las camillas para masaje?

Las camillas para masajes son idóneas para trabajar en lugares móviles. La adaptabilidad que cumplen al poder ser trasladadas de un sitio a otro, las convierte en un producto flexible que puede adecuarse. Además, son fáciles de transportar y provocan satisfacción física en el cliente. Para los fisioterapeutas que trabajan a domicilio, este producto es muy cómodo, ya que se puede desplazar hacia el hogar del paciente. La curación de lesiones y la retención de la movilidad muscular y articular también son algunas de las razones por las que la gente acude a darse un masaje.

El día a día, sumado al estrés ocasionado por las propias dinámicas relativas al trabajo, la familia, los amigos, hace que muchas veces vayamos acumulando estrés y ni siquiera nos damos cuenta. Muchas veces pasamos largas horas sentados delante de un ordenador y las malas posturas en la oficina nos pueden provocar contracturas o dolores musculares que afectan nuestra calidad de vida. Las camillas para masaje son de las mejores opciones para tratar estas dolencias. Son más económicas que las fijas o motorizadas, lo que las hace asequibles al bolsillo de cualquier persona interesada en adquirir una. Si eres masajista, sabrás que la camilla es el elemento principal para poder desempeñar tu trabajo correctamente.

¿Qué ventajas ofrecen las camillas para masaje?

Entre las principales ventajas de las camillas para masaje se encuentra la fácil movilidad que implica su uso. Al ser portátiles, se puede trabajar con ellas desde casa, la consulta, una clínica o directamente para dar masajes en el hogar del paciente. Pueden ser colocadas también en lugares pequeños, ya que son poco voluminosas y muy ligeras, de altura ajustable y con un reposabrazos a cada lado y reposacabezas donde descansar la nuca.

Independientemente de los tipos de camillas para masaje que existen, todas suelen estar fabricadas con el mismo estilo, son robustas y con buena estética. Podrás acceder a la que mejor satisfaga tus necesidades. Muchos profesionales la suelen escoger de acuerdo al masaje que van a dar, pero en general todas las camillas para masajes presentan las siguientes ventajas:

  • Fácil movilidad
  • Precios asequibles
  • Material resistente
  • Cuentan con un sistema que ayuda a regular la altura
  • Son fáciles de limpiar
  • Muchas no dependen de suministros eléctricos, de ahí a que no tendrás problemas si llegase a faltar la electricidad.
  • Tiene muchos accesorios que ayudarán a que el paciente este mucho más cómodo.

Las camillas para masaje pueden ser de aluminio o de madera. (Fuente: VINCENT-RECLOUX: 3325478/ pixabay)

¿Qué tipos de camilla de masaje existen?

Podemos distinguir cuatro tipos claros de camillas para masaje. En la siguiente tabla profundizamos en sus características.

Camillas fijas Camillas plegables Camillas hidráulicas Camillas eléctricas
Son instaladas en un lugar permanentemente. Es utilizada por personas que trabajan a domicilio o desplazándose constantemente. Cuentan con un sistema hidráulico para regular la altura de la camilla. Incorporan pequeños motores eléctricos que permiten ajustar la altura y la posición de manera cómoda, fácil, rápida y sin esfuerzos.
No se puede ajustar la altura. Suelen ser camillas más ligeras que las fijas (de aluminio o de madera). Según el número de cuerpos, suelen ser de dos o tres, el reposapiés y respaldo se suele regular de forma manual. Al igual que las fijas existen de uno, dos, tres y cuatro cuerpos y según cuántos cuerpos tenga tendrá diferentes motores para regular su posición.
En función del número de cuerpos (las hay de uno, dos y tres cuerpos) se podrá ajustar el respaldo, cabeza y pies. Se pliegan fácilmente para su transporte. Apenas necesitan mantenimiento, sólo requieren que las engrases de vez en cuando Son muy cómodas tanto para el profesional que la vaya a usar como para el paciente/cliente.
Pueden ser de metal o de madera. Su peso no suele ser elevado (entre 10-20 Kg). A diferencia de las camillas eléctricas, no dependen de la energía para su perfecto funcionamiento. Suelen ser más sólidas y compactas para que los motores puedan funcionar correctamente.
Son más anchas que el resto, lo que le brinda al paciente comodidad. El peso medio de este tipo de camillas es de 16 Kg. Suelen estar acompañadas de una funda que ayuda al traslado de la misma. Tienen un sistema de regulación de altura por palanca que es muy fácil de utilizar Tienen diseños muy novedosos.

Criterios de compra de las camillas para masajes

Si estás pensando adquirir una camilla de masaje, debes tener en cuenta los siguientes criterios de compra. Podrás encontrar una amplia gama de camillas para masaje en el mercado, y todas muy recomendadas, pero presta atención a cada una de sus características. Hay que tener en cuenta el tamaño de la habitación donde irá instalada la camilla. La altura también es importante ya que afecta fundamentalmente al trabajo del masajista a la hora de aplicar el masaje o tratamiento. A continuación, presta atención a cada uno de los siguientes criterios.

Peso

Antes de comprar la camilla de masaje, debes tener en cuenta el peso máximo que puede soportar y el peso de la camilla. En cuanto al primero, se incluye la carga del paciente y las maniobras y presiones ejercidas por el terapeuta. Por ello, es importante que aguanten más de 100 kilos y más de 270 kilos en pacientes con obesidad.

Las camillas suelen pesar entre 10 y 25 kilos. Este factor es importante, sobre todo en las camas plegables y portátiles, porque necesitan ser trasladadas constantemente. Las opciones ultraligeras suelen ser las de madera.

Material

La estructura de la camilla puede ser de aluminio o de madera. El aluminio es resistente y ligero. Por otro lado, la madera es un material muy resistente que además aporta calidez. El forro que recubre la camilla debe de ser de buena calidad y fácil de lavar. Además, debe ser acolchado pero no demasiado.

Como medida de higiene para el cliente y para facilitar la limpieza, se recomienda usar sábanas cubre camillas o papel camilla desechable. En este sentido, hay algunos modelos que incorporan portarrollos para papel de camilla.

Las camillas para masajes son idóneas para trabajar desde cualquier lugar. (Fuente: Lengin akyurt: ZbzYDboN7fg/ unsplash)

Dimensiones

Las camillas más estrechas (menos 70 cm de ancho) son más adecuadas para espacios más pequeños. Ten en cuenta también que necesitarás un espacio mínimo alrededor de la camilla para poder desplazarte y trabajar.

Las camillas más anchas (70 cm o más de ancho) suelen ser más sólidas y estables. Además, el cliente se siente más cómodo y relajado en camas más anchas. Si eres una persona de tamaño bajo, las camillas más anchas son más incómodas para trabajar. Esto puede solucionarse ajustando la altura. Lo más habitual es situar la camilla a unos 75 cm de altura, aunque dependerá siempre de las preferencias del profesional.

Firmeza de la espuma

La firmeza de la espuma dependerá del tratamiento que vayas a realizar. Para uso terapéutico suele ser mejor que tenga cierta firmeza para que el cliente no se hunda en un soporte blando. Para masajes relajantes puede ser superior el grosor de la espuma ya que aporta comodidad al cliente.

Al comprar una camilla portátil, asegúrese de evaluar el acolchado de la pieza: evalúe la densidad de la espuma utilizada en el revestimiento interno. El relleno debe ser cómodo para el cliente, pero no puede ser exagerado, ya que puede disminuir la firmeza del profesional y dificultar la realización del procedimiento. Es importante buscar un compromiso.

Accesorios

Por lo general, una buena camilla de masajes viene equipada con accesorios desmontables como reposacabezas y apoyabrazos. Estos accesorios extienden las medidas de la cama, pero no a todas las personas les gusta o los consideran necesarios. Las camillas plegables tienen una funda de transporte que protege la mesa y facilita el transporte.

Una de las piezas separadas que más nos gustan son los reposabrazos, situados a los lados de la camilla permiten colocar en una posición muy cómoda los brazos sobre todo cuando el cliente está colocado boca abajo para un masaje de espalda por ejemplo. Otros accesorios son los cabezales confort o cara cuna ajustable, para poder situar bien la cabeza, sobre todo cuando uno está boca abajo.

Resumen

Es importante escoger una camilla de masaje que puedas personalizar y adaptar a tus necesidades. De esta forma podrás asegurar que cumples al 100% con tu trabajo ya que conseguirás la relajación total del paciente. Existen camillas para masaje de muy diverso tipo, la amplitud de sus gamas y las diferentes escalas de precios la convierten en una buena inversión.

Cuando pienses adquirir una, asegúrate que cuenta con la calidad necesaria. Deben ser fuertes, cómodas, plegables y portátiles. Tener en cuenta criterios de compra como las dimensiones, el material, el peso, la firmeza de la espuma y los accesorios, te garantizará adquirir una que verdaderamente atienda a tus necesidades.

(Fuente de la imagen destacada: belchonock: 94545408/ 123rf)

¿Por qué puedes confiar en mí?

Evaluaciones